Croacia ganaba 2-0, pero se desconcentran y se dejan empatar

Por Soy502

Mario Mandzukic quita las bengalas que los aficionados croatas lanzaron al campo. Tras ello, vino el empate. (Foto: Jeff Pachoud/AFP)

Croacia parecía que ganaría cómodamente ante la República Checa y de esa forma clasificar a los octavos de final de la Eurocopa 2016 de Francia. Sin embargo, se dejaron empatar, sobre todo después de una desconcentración que sobrevino tras suspenderse el partido porque había bengalas en el terreno de juego, lanzadas por los mismos aficionados croatas.

El primer tiempo terminó con victoria parcial croata, por medio de Perisic, que al minuto 37 abrió el marcador.

En el segundo tiempo, Croacia aumentó su ventaja con un golazo de Rakitic, quien con un golpe sutil levantó el balón por encima de Pter Cech, el portero checo.

Hasta ahí, parecía que los croatas clasificarían en esta segunda jornada, con seis puntos, pero sobrevinieron varios sucesos. El primero es que dos minutos después del gol, el técnico se vio forzado en sustituir a Luca Modric, el cerebro del mediocampo croata, debido a una supuesta lesión del volante del Real Madrid

Lueco, los checos se acercaron al minuto 76, a través de Skoda.

A pesar del acercamiento, el partido parecía terminar sin mayores sobresaltos. Pero a tres minutos del final, aficionados croatas lanzaron bengalas al terreno de juego, lo que obligó a suspender el encuentro. Aunque parecían unos artefactos sin peligrosidad, en cierto momento se llegó a pensar que podrían ser un ataque terrorista, debido a los antecedentes de los últimos meses en Europa. Ello habría provocado que los croatas, afectados por provenir de su afición, volvieran distraídos a los últimos minutos del encuentro.

De esa cuenta, el defensa Vida se desconcentró y cometió una infantil "mano" dentro del área, cuando peleaba por cabecear un balón.

El árbitro marcó el penal y Necid no desaprovechó la oportunidad de anotarlo.

17 de Junio 2016, 12:59 pm