Crónica de una tragedia que en nueve minutos apagó 41 vidas

Los gritos y los golpes a las paredes no bastaron para que las autoridades permitieran salir a 56 menores que permanecían encerradas en una habitación que se llenaba de fuego. Fue hasta nueve minutos despúes que el salón fue abierto, solo para encontrar 19 cadáveres y 37 adolescentes graves, según determinó el Ministerio Público tras una investigación de la tragedia ocurrida el 8 de marzo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción.

Motivadas por el maltrato y el rechazo a prostituirse, un grupo de internas de uno de los cinco sectores del Hogar que albergaba a menores en situación de vulnerabilidad intentó fugarse el 7 de marzo.

La supuesta pelea en el comedor del Hogar Seguro fue un método de distracción planificados, según la investigación. (Foto: MP)
La supuesta pelea en el comedor del Hogar Seguro fue un método de distracción planificados, según la investigación. (Foto: MP)

Ese martes a las 13:33 horas, cuando estaba por terminar el período de almuerzo, se registró una pelea en el comedor. Mientras los monitores se distrajeron por el conflicto, un grupo de niñas escaló el muro que colinda con el sector donde permanecías los jóvenes de entre 13 y 18 años para invitarlos a que se unieran a la fuga.

Tres minutos después, decenas de menores abandonaron el centro de cuidado estatal por la puerta de ingreso peatonal y emprendieran su huída hacia el centro de San José Pinula o cualquier lugar que les permitiera ocultarse.

Una de las jóvenes cayó del muro por lo que fue trasladada a un centro asistencial. (Foto: MP)
Una de las jóvenes cayó del muro por lo que fue trasladada a un centro asistencial. (Foto: MP)

A los veinte minutos de la fuga, el director del Hogar, Santos Torres Ramírez, llamó a la Policía Nacional Civil (PNC) para que apoyara la búsquedan de los jóvenes. A las 16:06 horas, los agentes regresaron con un primer grupo de fugados. 

Para las 16:18 horas, la mayoría de los jóvenes que pretendían la libertad habían sido devueltos al Hogar Seguro. Al lugar llegó el secretario y la subsecretaria de Bienestar Social, Carlos Rodas y Anahí Keller, respectivamente, y la defensora de la Niñez y Adolescencia de la Procuraduría de Derechos Humanos (PHD), Gloria Castro. 

Keller y Castro observaron lo ocurrido en el Hogar Seguro. (Foto: MP)
Keller y Castro observaron lo ocurrido en el Hogar Seguro. (Foto: MP)

Los menores no querían volver al Hogar y aprovecharon la cobertura mediática para denunciar las condiciones en las que permanecían. Así también, Torres consideraba que ellos solo podían regresar si un juez lo ordenaba porque habían abandonado el proceso de protección.

La discusión, a la que también se unió personal de la Procuraduría General de la Nación (PGN), abarcó el resto de la tarde y parte de la noche, hasta las 21:15 horas cuando llegó un equipo antidisturbios por orden del jefe de Operaciones de la Comisaría 13, Luis Armando Pérez, con el propósito de someter a los adolescentes.

El personal de la SBS que se oponía al reingreso de los menores, estableció en un acta que no se haría responsable de ellos. (Foto: MP)
El personal de la SBS que se oponía al reingreso de los menores, estableció en un acta que no se haría responsable de ellos. (Foto: MP)

Siete horas después de discutir, con la intermediación de la PDH, autoridades de la PGN y de la Secretaría de Bienestar Social (SBS) firmaron a las 23:15 horas, un acta en la que se acuerda el reingreso de los fugados, pero bajo el control de la PNC. Es entonces que los delegados de la Defensoría de la Niñez, entre ellos Castro, se retiran.

Berónica de León de la Fiscalía contra el Delito de Femicidio cuestionó cómo Castro se pudo haber retirado del área cuando los menores aún estaban afuera sufriendo las inclemencias del clima y sin comer.
Berónica de León de la Fiscalía contra el Delito de Femicidio cuestionó cómo Castro se pudo haber retirado del área cuando los menores aún estaban afuera sufriendo las inclemencias del clima y sin comer.

Por su parte, Harold Flores, procurador General de la Niñez, quien llegó al Hogar hasta las 22:09 horas, y Pérez se encargaron de la búsqueda de los espacios para ingresar a los jóvenes. Finalmente, a las 2:30 horas del 8 de marzo, 52 niños fueron ubicados en el auditórium y 56 niñas, entre ellas una embarazada, en un salón de clase de 47 metros cuadrados.

A las tres de la mañana, agentes de la Comisaría 11 relevaron a los de la Comisaría 13. En el segundo turno figura la subinspectora de la PNC, Lucinda Marroquín Carrillo, a quién se le asigna la llave del salón en el que estaban encerradas las jóvenes.

De acuerdo a la investigación, la encargada de la llave era parte de las agentes que cuidaban del salón. (Foto: MP)
De acuerdo a la investigación, la encargada de la llave era parte de las agentes que cuidaban del salón. (Foto: MP)

En la habitación, diseñada para albergar a no más de 26 personas sentadas, las menores empiezan a desesperarse pues no se les permite ni salir por sus necesidades fisiológicas. A las 9:01 horas, una de las jóvenes decide prender fuego a una colchoneta para llamar la atención de quiénes las mantenían retenidas.

Nueve minutos

No pasaron tres minutos para que los gritos de desesperación y el olor a quemado inundaran las instalaciones. Sin embargo, pese a que la encargada de la llave estaba al frente de la habitación, fue hasta las 9:10 horas que decidió abrir. Ya era tarde, la toxicidad de los materiales de las colchonetas, hizo que 19 adolescentes murieran en el lugar. 

Expertos indicaron que la habitación que encerraba a las 56 menores, está diseñada para albergar a 26 personas sentadas y a 11 como dormitorio. (Foto: MP)
Expertos indicaron que la habitación que encerraba a las 56 menores, está diseñada para albergar a 26 personas sentadas y a 11 como dormitorio. (Foto: MP)

Treinta y siete menores fueron llevadas por socorristas a hospitales, pero las quemaduras eran graves por lo que en cuestión de horas, 22 más se unieron a la lista de decesos. Solo 15 sobrevivieron con cicatrices que las acompañarán toda la vida.

Esta tragedia ameritó que cinco personas, entre ellas Castro, Flores, Pérez, Marroquín y la jefa del departamento de Protección Especial contra el Maltrato, Brenda Chamám Pacay, fueran capturadas este 12 de junio por incumplimiento de deberes y homicidio culposo, entre otros delitos.

  • LEE TAMBIÉN...

12 de junio de 2017, 17:06

cerrar