Baldetti de nuevo deja de ser paciente para convertirse en reclusa

La orden judicial para que la exvicepresidenta de Guatemala Roxana Baldetti regresara a la prisión de Santa Teresa en la zona 18, fue anunciada el miércoles por el Juzgado de Mayor Riesgo B. Este jueves la prensa esperaba desde muy temprano la movilización desde el Centro Médico Militar, acción que no demoró más de 30 minutos. 
 
Los medios de comunicación llegaron al lugar para documentar el traslado de Baldetti, acusada de liderar la red de corrupción aduanera "La Línea". 
 
Quien tampoco faltó a la cita fue Manuel Francisco Mestizo Guerrero, un salvadoreño quien afirma ser admirador de Baldetti y a quien siempre le lleva flores. A las 7 de la mañana otro ciudadano quemó cohetillos en el hospital para celebrar de nuevo el traslado.  
 

En ese centro hospitalario recibía tratamiento intravenoso luego de contraer una bacteria sanguínea.
 
El vocero del Instituto Nacional de Ciencias Forenses de Guatemala (Inacif), Roberto Garza, llegó al lugar y dijo que no era necesaria su permanencia en el centro asistencial y que las "mejorías son positivas".
 
 
No obstante, aclaró que dentro de una semana se le debe hacer un nuevo chequeo y que debe continuar con un tratamiento "ambulatorio".
 
Rápido traslado
 
Pasado el mediodía, el movimiento de agentes de seguridad era notorio. Unidades policiales y de reacción motorizada inmediata llegaron al lugar para realizar traslado, que duró menos de 30 minutos. 
 
 
Baldetti fue capturada en agosto y enviada a la prisión del cuartel militar Matamoros, aunque el juez Miguel Ángel Gálvez ordenó su posterior traslado el 3 de septiembre a la cárcel de Santa Teresa junto a otros reos comunes, aunque en un lugar aislado. 
 
 
Por el mismo escándalo de "La Línea" se encuentra encarcelado el expresidente Otto Pérez Molina.
 

15 de octubre de 2015, 20:10

cerrar