Conoce algunos mitos y realidades de los suplementos vitamínicos

Si eres una persona con riesgo de sufrir un déficit nutricional consulta con un profesional antes de ingerir cualquier vitamina. 

Si eres una persona con riesgo de sufrir un déficit nutricional consulta con un profesional antes de ingerir cualquier vitamina. 

Las vitaminas no son producidas por el cuerpo naturalmente, por lo tanto, son sustancias químicas que están presentes en pequeñas cantidades en los alimentos y son indispensables para la vida, la salud y la actividad física.

Un suplemento vitamínico es un preparado que se suele utilizar cuando se prevé una carencia de vitaminas, ya sea por una alimentación inadecuada o por cualquier motivo: estrés, deporte, etcétera.

Mitos

¿Las vitaminas aportan energía?

Ninguna vitamina aporta energía por el simple hecho de incorporarla en un suplemento. El error quizá está en considerar que algunas de ellas, en especial las vitaminas del grupo B, intervienen de forma importante en las vías metabólicas específicas de producción de energía. 

¿Ayudan en las situaciones de estrés?

Dejando de lado el estrés físico debido a cansancio o agotamiento físico, el estrés “mental” no aumenta las necesidades de vitaminas (o minerales), ni es causado por su déficit, ni tampoco se utilizan en su tratamiento.

¿Previenen o tratan enfermedad?

A la fecha no existe una evidencia científica que sugiera que las dosis muy altas de cualquier vitamina (o suplemento mineral), prevengan o curen alguna enfermedad como: cáncer, resfriado, diabetes, etcétera.

¿Elimina efectos de alcohol o tabaco?

Tomar suplementos vitamínicos en ningún caso va a prevenir los efectos nocivos para la salud derivados de ambos hábitos.

¿En el deporte son necesarias?

El tomar una o diez pastillas de vitaminas no va a hacer que seamos campeones del torneo. No vamos a obtener beneficios en ninguna de las competiciones, entrenamientos o actividades físicas que realicemos. Las vitaminas ayudarán a aumentar tu rendimiento.

¿Alimentos vrs. Vitaminas?

Los suplementos de vitaminas (y minerales) no deberían utilizarse nunca para compensar una mala elección de alimentos. Revisa tu alimentación.

¿Las vitaminas engorda?

Las vitaminas no son, ni de lejos una fuente de calorías.

Realidades

  • Las vitaminas no aportan energía, pero sí ayudan al proceso de obtención de esta.
  • Dejando de lado el estrés físico debido a cansancio o agotamiento físico, el estrés “mental” no aumenta las necesidades de vitaminas, ni es causado por su déficit, ni tampoco se utilizan en su tratamiento.
  • La dosis de vitamina C podría ayudar a, una vez que se sufre el resfriado, a reducir algunos de sus síntomas.
  • Nunca hay que tomar vitaminas de forma indiscriminada, ya que su consumo en exceso es perjudicial, puede ser tóxico y además altera la utilización de otros nutrientes.
  • No vas a obtener ni a producir más energía o a sentirte “con más vitalidad”  por tomar un suplemento.

Los especialistas consideran que no se debe “medicalizar” la vida y enfatizan que “no hay pastillas mágicas”.

“La gente llega al consultorio y pide vitaminas por diversos motivos: Por cansancio, falta de energía, dolores, para rejuvenecer o evitar enfermedades, pero la mayoría de las veces hay que descansar y comer mejor, trabajar menos y llevar una vida saludable, en lugar de pedir soluciones mágicas”, señalan.

*CON INFORMACIÓN DE blogs.sportlife.es Y blogs.20minutos.es

 

30 de enero de 2016, 08:01

cerrar