Cuerpos sin valor

El llamado "sexting" es común entre los adolescentes. (Foto: www.cronicadelquindio.com)

El llamado "sexting" es común entre los adolescentes. (Foto: www.cronicadelquindio.com)

Adolescentes compartiendo fotos y vídeos de sus momentos íntimos. No digo de vídeos tomados del internet. Ojalá. No, vídeos y fotos de ellos. Mensajes de “vení quitame las ganas” seguido de un vídeo de “mirá lo que te perdés” es un común. 

Usted de adulto se podrá sorprender o decir que soy mentiroso, exagerado o ignorante. Verdaderamente, júntese más con adolescentes y gánese su confianza. Verá que es algo así. 

A estas alturas, conozco muchos niños de 15-16 años que tienen en su haber aventuras sexuales. Niñas de esas edades a las que las “ganas” las vencen y ven el sexo como una pasatiempo más.  

Preocupa, no por moralista o cuadrado, sino por las implicaciones de salud, tanto física como psicológica que esto puede traer. 

El cuerpo y las manifestaciones físicas de amor son válidas, gratas, deseables, maravillosas. Siempre que se hagan con la totalidad libertad y conciencia de la responsabilidad que implican. 

La primera consecuencia natural de tener sexo es un embarazo. Esa consecuencia es lo más normal a esperar si uno anda de “picaflor” por todos lados. En adolescentes, la consecuencia pareciera que no existe. El sexo es SIEMPRE seguro, aunque todos sepamos que el único método 100% seguro para no quedar embarazados es NO TENER SEXO. Los demás, siempre tienen un margen de “error”. 

La segunda consecuencia usual, en un país machista, es que la consecuencia será, si bien nos va, únicamente de la niña embarazada y verá ella qué hace. Si es una familia pudiente, quizás opten por darle cabida a la criatura o bien por evitar que nazca. En otros casos, la niña tendrá que huir, practicarse un aborto clandestino, regalar o vender al niño, tenerlo y dejarlo morir o tenerlo y ver qué hace, que puede ser trabajar decentemente o bien trabajar en lo que pueda, como la prostitución. 

En un tercer plano, el intercambio de fluidos corporales con varias parejas es un factor de riesgo para enfermedades, desde mononucleósis y gripe hasta sífilis, herpes, papiloma o VIH. Por mencionar algunas. Imaginemos que muchos de estos niños involucrados en actos sexuales nunca han tenido una educación sexual, no voy a lo profundo del amor, la entrega y el compromiso de pareja que culmina en un acto físico, sino a lo básico de cómo colocarse un preservativo y los riesgos de transmisión de las enfermedades por manipulación incorrecta de los profilácticos, después del acto. Así que, la gran mayoría, simplemente se la pasan como conejos y dentro de años se enteran que algo no está bien con su cuerpo. 

Por último, estos niños crecerán y llegarán a adultos, probablemente, confundiendo sexo con amor e intimidad con coito. Esa incapacidad de intimar sin contacto sexual genital podrá tener consecuencias complicadas de resolver en su desenvolvimiento futuro y podrá ser explicación de fracasos en la vida en pareja. También puede ser que veamos cada vez más casos de adicción al sexo. 

Sinceramente estoy preocupado, no por mí, pues ya no soy adolescente, sino por imaginar el mundo en el que mis hijos deberán crecer

29 de octubre de 2015, 21:10

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502
cerrar