Ellos descubrieron una vocación y sus vidas cambiaron para siempre

La educación es uno de los factores más influyentes en el avance, progreso y bienestar de las personas y sociedades. Además de proveer conocimientos, la educación y la capacitación enriquecen la cultura, fortalecen el espíritu, refuerzan los valores y todo aquello que caracteriza a los seres humanos íntegros. El saber es el motor que genera seres libres y conscientes.                                                                   

Desde hace 30 años, La Fundación Carlos F. Novella ha dedicado sus esfuerzos a contribuir a la educación del país, brindando oportunidades educativas a personas con el deseo de aprender y superarse a sí mismas. Entendiendo la importancia que la educación desempeña en la vida, la Fundación cimienta sus bases en tres ejes centrales:

  • Formación de maestros
  • Desarrollo de modelos educativos flexibles
  • Formación de valores en los niños, jóvenes y adultos del país.

Conoce la historia de progreso de tres personas ejemplares que supieron aprovechar las oportunidades que la Fundación les ofreció. 

Leandro: "Descubrí una nueva vocación"

Leandro escuchó acerca de la Fundación después de tercero básico, cuando su situación económica no le permitió continuar con sus estudios. Al ingresar al Centro Educativo Estuardo Novella Camacho, Leandro empezó con el curso de soldadura, lo cual le permitió descubrir una nueva vocación y carrera de vida. 

No tenia ningún conocimiento de soldadura antes de entrar, y al ingresar descubrí que se me hacia muy fácil manipular las herramientas y dominar las técnicas que el instructor nos indicaba
Leandro
, alumno del Centro Educativo Estuardo Novella Camacho

Su ambición le motivó a inscribirse en el bachillerato de Productividad y Emprendimiento, con el cual planea adquirir los conocimientos necesarios para crear su propia empresa. Leandro considera que existen muchas personas de su edad con escasas oportunidades, pero recalca también que siempre existen personas e instituciones que pueden dar un mano amiga a quienes aspiren a una mejor vida.

Mariana: "Ahora tengo mi propia empresa"

Mariana forma parte de la Fundación desde hace tres años y gracias a los distintos cursos que ha tomado, ahora es la dueña de su propia empresa de catering profesional. Dichos conocimientos le enseñaron desde como usar un cuchillo adecuadamente, hasta el cálculo metódico de los costos para una empresa y cocina de platillos nacionales e internacionales.

Ella opina que el mayor beneficio que ha obtenido es el bienestar de su familia, ya que ahora ayuda monetariamente, junto a su esposo. Actualmente tiene como meta invertir en equipo para su empresa. 

El conocimiento nos permite aspirar a nuevas oportunidades y compartir con la familia lo que hemos aprendido
Mariana
, chef profesional

Roberto: "El fútbol es mi pasión"

Ser un futbolista profesional como Cristiano o Messi es el sueño de todo niño deportista. Cuando Roberto pisa el césped, siente alegría y emoción y aunque tiene apenas 8 años, ya considera que involucrarse con el fútbol le ha permitido aprender valores como el respeto, el compañerismo y el trabajo en equipo.

Su madre lo inscribió a la Fundación sin saber que tan solo un año después, Roberto amaría el deporte y que descubriría habilidades innatas. El sueño de su madre es verlo crecer como un gran deportista con un nivel alto de estudios para que pueda triunfar y hacer una diferencia en el mundo.

 

 

 

14 de noviembre de 2016, 16:11

cerrar