Deseos de inicio de año

Deseamos que el 2014 vea a Guatemala transitar por el mejor camino 

Deseamos que el 2014 vea a Guatemala transitar por el mejor camino 

Con el llamado de vivir plenamente y disfrutar cada uno de los momentos, siempre he encontrado positivo identificar cada ciclo, como poniéndole título a cada capítulo de una obra. Muchas veces los inicios de año cumplen de manera natural con ese propósito. Y con la vida por delante, con todas las oportunidades de frente y una mochila pesadísima de la historia ya contada, ha comenzado para nosotros y para Guatemala el capítulo 2014.

Un inicio de año acarrea la mejor oportunidad colectiva para soñar en grande y estar dispuestos a emprender el camino que nos deje ese sueño, un camino a transitar de paso en paso. Siempre he considerado positivo trazar objetivos de año. Objetivos que nos sirvan para ponerle especial atención a todo aquello que anhelemos, todo aquello que consideramos digno para nosotros.

Toda la riqueza y belleza de nuestro país debe inspirar y alentar los mejores propósitos en este año.
Toda la riqueza y belleza de nuestro país debe inspirar y alentar los mejores propósitos en este año.

El inicio de año genera una extraña y hermosa sensación de tener el futuro por delante.  Y es tan cierto en este momento, como en cualquier otro minuto o segundo que decidamos emprender grandes historias. En lo personal me ha servido para dar gracias por mi familia, especialmente por mi preciosa esposa  y mi hijo; no puedo sino sentirme satisfecho de tener la oportunidad de vivir tan grandes momentos y conocer a tantas personas y lugares. Después de pensar en todo ello, me dan ganas de empezar, como si se tratará de armar un gran rompecabezas, con las piezas por delante y el sueño de ver la imagen finalmente armada.

Deseo para Guatemala un 2014 en grande. Lo espero para todos aquellos que han trazado objetivos, anhelos y sueños de trabajo, dignidad, justicia y paz.  Estoy seguro que la voz del individuo tiene un peso en el tiempo, y por eso estoy convencido que el actuar individual cuenta. Pero también soy consciente que lo que verdaderamente cuenta es lo que podamos hacer como sociedad; lo que podamos emprender de manera colectiva. Por eso deseo que 2014 permita que todos aquellos hombres y mujeres que han asumido su rol en esta sociedad logren funcionar como agujas y que juntos, y lo más articulados que se pueda, vayamos tejiendo una sociedad como nos merecemos.

Este año no verá la obra terminada, pero seguro que verá cómo avanza la construcción de una Guatemala más humana, más fraterna y más justa. En lo personal he asumido el compromiso con mi cuota, y estoy decido a impulsar de manera más decidida mi formación personal, aprovechando al máximo ese conocimiento que se obtiene al compartir con otros hombres y mujeres las distintas experiencias que el entorno nos facilita.

Deseo con toda mi fuerza y energía que encuentren un 2014 memorable, que se narre línea a línea, día a día como una épica, y que aportemos desde nuestro metro cuadrado al tiempo que nos ha tocado vivir. Me vienen a la mente unas palabras, de un autor que no puedo recordar: “en una democracia el cargo más importante es el cargo de ciudadano”.

Por Goyo Saavedra, Gerente General de TECHO Guatemala