Despiden al niño que murió en deslizamiento de Santa Isabel II

El reloj estaba por marcar las 14:00 horas y la tarde del 10 de septiembre se tornó gris. No por la lluvia que empezaba a bañar las tierras de Bárcena, Villa Nueva, sino por la inocencia y los sueños que la familia Vega estaba por sepultar junto con el cuerpo del pequeño Jimmy quien se convirtió en la décima víctima del deslizamiento ocurrido en Santa Isabel II. 

Como si se tratara de un héroe rescatista, el féretro del menor que soñaba con ser bombero, fue trasladado en una caravana fúnebre que partió del salón municipal de Villa Nueva hacia el cementerio Las Nubes, en Bárcena, tomando unos minutos para recibir un homenaje en la escuela a la que asistía y otros para despedir lo que queda de su vivienda.

El cuerpo del menor que fue encontrado dos días después de la tragedia, cerca del lago de Amatitlán, fue trasladado por un vehículo de la Asociación Nacional de Bomberos Municipales Departamentales (Asonbomd) y escoltado por familiares, amigos, vecinos, elementos del Ejército y personal de la Municipalidad.

Previo a la sepultura, el alcalde de Villa Nueva, Edwin Escobar, tomó la palabra y lamentó la pérdida del infante. Añadió que el casco de bomberos que la Asonbomd donó a los padres de Jimmy será utilizado para instalar un pequeño monumento que haga recordar los sueños y la inocencia de Jimmy.

Por su parte, los padres de Jimmy agradecieron el apoyo de la comunidad y exigieron a las autoridades que se haga justicia contra los responsables de eliminar la vegetación y rellenar el terreno que colindaba con sus viviendas que terminó por desplomarse.

  • LEE TAMBIÉN...

Con lágrimas, los hermanos, vecinos y amigos de Jimmy le dieron el último adiós al pequeño trabajador cuyas últimas palabras, fueron "mamita, ayúdame", según testigos. 

  • PUEDE INTERESARTE...

10 de septiembre de 2016, 17:09

cerrar