El dinero que nunca alcanza

El Ministerio de Finanzas será el epicentro de los problemas en los meses que vienen. El gobierno no tiene dinero. (Foto: archivo Soy502)

El Ministerio de Finanzas será el epicentro de los problemas en los meses que vienen. El gobierno no tiene dinero. (Foto: archivo Soy502)

Quien gane las elecciones este 6 de septiembre deberá, según varios expertos, apretarse el cinturón y administrar el desastre. De los candidatos hemos escuchado pocas propuestas concretas de cómo enfrentar un panorama fiscal que se muestra sombrío. El discurso va más bien en la línea de “ordenar la casa”, “cortar la corrupción de tajo” y básicamente sacar dinero de dónde no lo hay. Sin reforma tributaria de por medio. Sin más impuestos. Ambos temas parecen tabú en 2015, pero la pregunta persiste. ¿Qué hacer si  apenas puede invertirse en inversión social? 

Esta semana en una de las mesas redondas organizada en el marco del VI Foro Regional Esquipulas, cuatro analistas conversaron sobre el tema. El doctor Juan Alberto Fuentes Knight tuvo a su cargo la ponencia principal y por medio de un diagnóstico breve dejó claro de que el horizonte dista de ser halagüeño para quien llegue. En Guatemala el gasto corriente va en aumento y se sacrifica a la inversión pública. La corrupción, según expuso, amenaza una tercera parte del presupuesto. Mientras tanto se ha reducido la carga tributaria y no estamos siquiera cerca de alcanzar las metas que nos trazamos al firmar los Acuerdos de Paz en 1996. 

Con casos como La Línea, con todo y la captura de Roxana Baldetti, tampoco parece factible que los guatemaltecos empecemos a confiar en la SAT en un futuro cercano. Seguimos pagando impuestos, claro está, pero los índices de evasión continúan altos. No estamos ni cerca de solucionar el desastre qué es administrar las aduanas. Los recursos se dispersan y,mientras tanto, seguimos manteniendo uno de los más altos índices de desnutrición infantil en el mundo. “En Guatemala 4.2 millones de niños están fuera del sistema escolar”, recordaba en esta actividad Jonathan Menkos, de ICEFI. “El Ejecutivo es una empresa pública en quiebra”, afirmaba por su parte Manfredo Marroquín. “Además hay que reformar la reforma tributaria ”, señalaba Miguel Gutiérrez. “Es inaudito que no exista caja fiscal y que todos los ministerios dependan de que el de Finanzas les diga cuándo pueden gastar”.  

Soluciones hay. Todo tiene remedio y no hay mal que dure cien años, dicen los refranes. Lo que necesitamos es conocer propuestas capaces de sacudir el sistema y hacer nuevos contratos sociales con la población más vulnerable. En primer lugar están los niños. Hoy, según datos de UNICEF, destinamos Q5.70 en cada uno todos los días, pero se precisa que la cifra sea casi cuatro veces mayor y alcanzar Q20.50. Estamos apenas a dos semanas de acudir a las urnas. ¿Cuán importantes son las nuevas generaciones para quienes aspiran a gobernar al país? ¿Cómo hacemos para que el dinero alcance para que en este país todos los pequeños tengan garantizada una escuela con pupitres, maestros capacitados y material didáctico suficiente? Y lo más importante: ¿Qué hacer distinto para combatir el hambre? Ningún chiquito merece ir a la cama sin nutrirse. Menos aún, morir como consecuencia de que un sistema injusto lo abandonó a su suerte. 

 

 

 

21 de agosto de 2015, 11:08

*Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502
cerrar