Un médico se disfraza de superhéroe para luchar contra la leucemia

Cuando tenía 17 años, a Sergio Gallegos Castorena, de Guadalajara, México, le diagnosticaron cáncer. Un tumor germinal en etapa tres le hizo creer a los médicos que lo atendieron que su esperanza de vida era casi nula. 

Sus padres buscaron una segunda opinión en Estados Unidos y ahí los especialistas encontraron que era un cáncer operable en un 80%. Ocho meses de tratamiento consiguieron que se recuperara.

“Regresé a mi país y me fijé dos misiones en la vida: vivir cada día agradeciendo a Dios por la oportunidad que me dio y convertirme en un médico de excelencia especializado en cáncer infantil para que otros niños no tuvieran que ir a tratarse a otro país como yo”, relata el oncólogo Gallegos Castorena, a El País.

Con esta meta en la cabeza, a sus 19 años, Gallegos cursaba el primer semestre de Medicina y, al mismo tiempo, dedicaba parte de su tiempo a entretener niños hospitalizados con su disfraz de payaso. 

“Cuando yo estaba hospitalizado me iban a visitar voluntarios vestidos de lo mismo y a mí se me olvidaba que me sentía mal. Yo quise hacer lo mismo y, aunque en ese entonces no era su médico, pasaba tiempo con ellos. Lo dejé de hacer un tiempo por mis estudios, pero en 2000 lo retomé en el Hospital Infantil de México Federico Gómez. Lo empecé a hacer cada Día del niño y funcionaba muy bien”.

En diciembre de 2007, este médico de 42 años comenzó a laborar en el Hospital Civil de Guadalajara como encargado del área de leucemia y empezó a disfrazarse regularmente. 

“Prácticamente la mayor parte de los días que doy consulta vengo disfrazado”, asegura. Santa Claus, los Reyes magos, el Chapulín ColoradoCapitán AméricaBatmanSpidermanIron ManEl Santo, príncipes, futbolistas, brujos y hasta chefs, son algunos de los personajes que el doctor Gallegos Castorena ha representado.

Además de divertir a los pequeños pacientes y hacer que las consultas sean más llevaderas, Gallegos Castorena señala que con cada disfraz busca transmitir un mensaje. 

“Este mes estoy viniendo de El Santo, El enmascarado de plata, y el lema es que somos luchadores. Estamos luchando todos para que salgan adelante. Cuando a los niños los visita el Capitán América, por ejemplo, su mensaje es: No pidas retos a la altura de tus fuerzas, sino fuerzas a la altura de tus retos”.

*Con información de elpais

09 de junio de 2016, 20:06

cerrar