Doña Julia y su hijo, la historia que conmovió el Miércoles de Ceniza

Doña Julia Mutzutz es una señora que conmovió a los guatemaltecos el Miércoles de Ceniza ya que asistió a misa en la Catedral Metropolitana para renovar su fe, mientras cargaba a su hijo Juan Carlos, que tiene capacidades especiales. 

La mujer de 63 años contó que días atrás, la silla que utilizaba anteriormente fue sustraída de la covacha donde vive en la zona 1. Pero eso no fue impedimento para que tomara el Transmetro y llegar a misa junto a su “bebé”, como le llama a Juan Carlos, de 18 años. 

"Cuando estaba ahí me encontré a una pareja que me preguntó si necesitaba una silla de ruedas. Les dije que sí porque me la habían robado. Cuando quise regresar a la casa, la manifestación provocó que se suspendiera el servicio de Transmetro por lo que esperé en el Parque Central casi todo el día”, relata la mujer que se preparaba para hacer los alimentos de su hijo en una parrilla. 

Cerca de las tres de la tarde, la generosa pareja regresó a la Plaza de la Constitución, donde quedaron de verse y doña Julita, como le dicen sus conocidos y vecinos, para entregarle la silla de ruedas. 

“Gracias a esas personas, pudimos regresar a pie a la casa. Mi bebé pesa mucho y no lo podía traer a tuto. Esas personas fueron muy buenas conmigo”, expresa con una sonrisa. 

Otras necesidades

Aunque doña Julita y Juan Carlos tienen nuevamente cómo movilizarse de mejor manera, tienen otras necesidades en su hogar. La covacha en la que viven sufre de filtraciones de agua cuando llueve, provocando pozas en el interior de la humilde vivienda. 

Juan Carlos duerme en una cama improvisada con unas tablas, por lo que también requieren de un nuevo mueble para que pueda descansar con mayor comodidad. 

Doña Julita aún tiene fuerzas para cargar a su hijo y llevarlo de la silla de ruedas a la cama y viceversa. Pero requiere el apoyo de los guatemaltecos de buen corazón para que pueda atender con mayor facilidad a su hijo. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Doña Julita aún tiene fuerzas para cargar a su hijo y llevarlo de la silla de ruedas a la cama y viceversa. Pero requiere el apoyo de los guatemaltecos de buen corazón para que pueda atender con mayor facilidad a su hijo. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Sin apoyo familiar

Doña Julia es originaria de Patzún, Chimaltenango, pero desde hace 40 años viajó a la capital para vender sus verduras en distintos mercados de la capital. Con lo que pudo ganar, sacó adelante a sus otros cuatro hijos, pero ahora se encuentra sola luchando con el más pequeño. 

“Ellos tienen su vida por aparte. Se casaron y se quedaron a vivir en Patzún. Yo ando luchando para que no le falte nada a mi bebé”, cuenta con un poco de nostalgia. 

Su esposo falleció hace unos años, pero eso no detiene el amor de esta luchadora madre. 

Doña Julita es un gran ejemplo para las madres y que a pesar de su edad, aún tiene fuerzas para cuidar de su hijo, pero pronto tendrá que contar con ayuda de otras personas ya que el tiempo no se detiene y hace estragos en su salud. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)
Doña Julita es un gran ejemplo para las madres y que a pesar de su edad, aún tiene fuerzas para cuidar de su hijo, pero pronto tendrá que contar con ayuda de otras personas ya que el tiempo no se detiene y hace estragos en su salud. (Foto: Fredy Hernández/Soy502)

Juan Carlos nació con capacidades especiales. Doña julia lo llevó a distintas instituciones, pero no pudieron hallar el origen de su problema. Fue en el Hospital San Juan de Dios donde le dijeron que tiene hidrocefalia. 

Si quieres apoyarla, puedes dirigirte a la 14 calle, entre octava y novena avenida de la zona 1, en una casa de huéspedes que se ubica a un costado del Teatro Abril

 

11 de febrero de 2016, 18:02

cerrar