Dortmund asusta y el Liverpool golpea primero al Manchester United

El Liverpool superó 2-0 al Manchester United de la Europa League, aun y cuando De Gea fue figura para los Reds. (foto: EFE)

El Liverpool superó 2-0 al Manchester United de la Europa League, aun y cuando De Gea fue figura para los Reds. (foto: EFE)

El Borussia Dortmund dio un golpe de autoridad en la Liga de Europa tras conseguir una victoria incontestable frente al Tottenham inglés, 3-0 en una jornada en la que el Manchester United sufrió la derrota por 2-0 frente al Liverpool, edulcorada por la gran actuación del portero español David De Gea.

En el Signal Iduna Park, antes conocido como Westfalenstadion, el Borussia Dortmund dio un paso adelante hacia la siguiente ronda tras abusar del Tottenham inglés. A priori, junto al Villarreal-Bayer Leverkusen y el Liverpool - Manchester United, era una de las eliminatorias más atractivas de los octavos de final.



Sin embargo, el conjunto alemán se encargó de finiquitar pronto la eliminatoria con un despliegue de fútbol ofensivo que anuló la rácana propuesta del Tottenham, que no consiguió hacer ni un sólo disparo entre los tres palos a lo largo de los noventa minutos.

El Dortmund, guiado por Marco Reus y Pierre-Emerick Aubameyang, aplastó a su rival y, con el doblete del primero y el tanto del primero, rentabilizaron la cascada de ocasiones germanas que acabaron en un 3-0 final que prácticamente selló toda la eliminatoria. En una semana, White Heart Lane deberá vivir un milagro si quiere que su equipo siga con vida en Europa.



En Inglaterra, el duelo entre Liverpool y Manchester United, el primero en Europa en más de medio siglo de historia de competiciones continentales, se decantó del lado de los hombres de Jürgen Klopp, que sin hacer un partido brillante lograron un 2-0 más que merecido frente a un rival anodino.

Louis Van Gaal tendrá que agradecer a su portero, David De Gea, que su equipo solo salieran con dos goles de desventaja de Anfield. El ex guardameta del Atlético de Madrid paró casi todo y sólo un penalti convertido por Sturridge y un gol al final del brasileño Firmino, acabaron con la resistencia del jugador español. Su actuación mantuvo con vida a un equipo que, a una semana de la vuelta, está muy tocado y medio hundido.



En Basilea y justo en el escenario donde se disputará la final, el Sevilla se atascó ante un rival teóricamente más débil pero que defendió su condición de anfitrión con mucha ambición en un duelo que pudo decantarse para cualquiera.

Los vigentes campeones, en el camino hacia su tercer título seguido, parecen haber olvidado lo que es ganar lejos del estadio Ramón Sánchez Pizjuán tanto en Liga como en competición europea, donde esta temporada todavía no han logrado sumar una victoria.

10 de marzo de 2016, 20:03

cerrar