Dos jugadores entrenarán con el equipo femenino por insultos machistas

En el fútbol actual, cualquier insulto racista o machista será gravemente penalizado. Puede ser con multas, suspensiones o incluso con partidos a puerta cerrrada, entre otros. Sin embargo, el Sparta de Praga, tuvo una solución bastante creativa, y seguramente eficiente. 

El club checo obligó a dos de sus jugadores, Tomas Koubek (portero) y Lukas Vacha (mediocampista), a que se entrenaran un tiempo con el equipo femenino, después de que hicieran comentarios ofensivos contra una jueza de línea. 

Tomas Koubek, de 24 años, fue uno de los tres porteros de República Checa en la Euro 2016. (Foto: Sparta.cz)
Tomas Koubek, de 24 años, fue uno de los tres porteros de República Checa en la Euro 2016. (Foto: Sparta.cz)

En el partido de liga contra el Zbrojovka Brno, Lucie Ratajova no señaló un fuera de juego que los jugadores del Sparta pedían con insistencia, y la jugada terminó en un gol en tiempo añadido (3-3). 

Enfadados, Koubek y Vacha le dijeron a Ratajova que debía “estar en la cocina, y no arbitrando partidos de hombres”. 

“Los jugadores se entrenarán varios días con nuestros equipos femeninos para que se den cuenta de que las mujeres son valiosas, no solo en la cocina”, dijo el director general del Sparta de Praga, Adam Kotalik. 

MÁS FÚTBOL: 

El presidente de la Federación Checa de Fútbol también calificó de “inaceptables” las expresiones de los futbolistas, pero dejó el castigo en manos del club. 

Por su parte, ambos pidieron perdón a través de las redes sociales y de la prensa. “Dijimos algo que nos entristece y pedimos disculpas a todas las mujeres”, comentaron. 

04 de octubre de 2016, 16:10

cerrar