Las cartas que no llegan: la realidad del correo en Guatemala

Cuando el Congreso de la República no aprobó la prórroga a la empresa concesionaria El Correo, comenzó una etapa de caída del servicio postal de la que el país aún no se ha recuperado.

Pese a que ya han pasado más de seis meses desde que la empresa entregó el servicio, aún son muchos los aspectos que se tienen que perfilar: miles de guatemaltecos esperan recibir su correspondencia, los paquetes se acumulan en las bodegas, agencias cerradas y la concesionaria sin finiquito.

  • RECUERDA: 

“Paciencia” es una de las palabras que más se le han escuchado decir al ministro de Comunicaciones, Aldo García; pero Danny Thompson, subdirector de Correos y Telégrafos de Guatemala, reconoció que este problema se ha venido agudizando porque entre los meses de mayo y agosto no se realizó una transición operativa correcta y esto ha retrasado el problema hasta la fecha. 

Por lo menos, los paquetes están en el país: “No está perdido, está o aquí (zona1) o en Combex, pero no tengo la capacidad humana de manejar la avalancha de paquetes aunque hemos hecho avances”, comentó para tranquilizar a la población.

Thompson llegó a Correos y Telégrafos en septiembre procedente de la empresa privada. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Thompson llegó a Correos y Telégrafos en septiembre procedente de la empresa privada. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

Actualmente, tienen registradas alrededor de 2 mil sacos, que cada uno puede contener un promedio de 20 paquetes pequeños.

Respecto a la correspondencia estándar, Thompson mencionó que esa es la más difícil de ubicar porque no tiene un código de rastreo. Según el subdirector, desde enero se han entregado 15 mil cartas repartidas en las partes capitalinas con mayor densidad de población como zonas 9, 10 y 14, esta última por la gran cantidad de embajadas, bancos y organismos internacionales.

Las agencias

Hasta la fecha se mantienen abiertas la oficina central, la de Antigua y Quetzaltenango. Se espera que para los próximos días se incorporen Huehuetenango y Todos los Santos. 

La empresa concesionaria contaba con 256 oficinas en toda la República. Sin embargo, para este 2017 se tiene contemplada la apertura de 30 agencias y en 2018 completarán hasta alcanzar las 65.

Respecto a la planilla, la dirección cuenta con 60 empleados, de los cuales alrededor de 20 se encargan del trabajo de clasificación.

Imagen de la inauguración de la agencia de Antigua. (Foto: CiV)
Imagen de la inauguración de la agencia de Antigua. (Foto: CiV)

Thompson señaló que hay 123 plazas solicitadas, pero aún no están autorizadas. Eso ha provocado que utilicen el renglón 029 con otros rubros de la entidad para poder contratar unos 20 puestos de cartero. “Yo no me puedo esperar, no tengo tiempo para esperar”, comentó.

El servidor

La instalación del servidor vendrá a agilizar el proceso para poder rastrear de mejor manera la correspondencia. “Ahorita estoy ciego”, lamentó el subdirector.

La Union Postal Universal (UPU), a través del fondo de manejo, será quien entregue los recursos para adquirir el servidor. En un primer momento, se presentaron tres cotizaciones de las cuales la oferta ganadora suponía un gasto de 60 mil dólares. En ese caso, la UPU pidió revisar la oferta y finalmente será adquirida a la empresa local Tecnasa por 40 mil dólares.

Portada de la web de la Universal Postal Union.
Portada de la web de la Universal Postal Union.

Se espera que el equipo llegue a mediados de este mes y una vez esté la instalación y la capacitación se pueda mejorar la localización de la correspondencia. 

Respecto a la recepción de mensajería, aún no está autorizada por la Contraloría General de Cuentas y el manejo de fondos. Para poder operar este servicio, la dirección de correos necesita reabrir dos cuentas bancarias (una en dólares y otra en moneda nacional). 

¿Qué hacer?

El problema afecta también a personal de Soy502 y como experimento intentamos averiguar dónde estaba nuestra correspondencia.

El pasado mes de septiembre, nos enviaron desde Argentina una carta certificada que aún no nos ha llegado. ¿Se habrá perdido? ¿Habrá llegado al país? Eran algunas incógnitas que nos hacíamos.

Por eso, con el número de seguimiento, también conocido como tracking, en la mano fuimos a la oficina central de Correos y Telégrafos de la 7ª Avenida en la zona 1.

El trámite fue rápido, de unos 15 minutos, porque no muchos afectados se acercan. Además, ahora también se puede hacer el rastreo desde la página web.

En la ventanilla entregamos el número de seguimiento y lo buscaron en la base de datos.

“Está en Combex”, comentó la empleada refiriéndose a las bodegas de recepción del aeropuerto La Aurota. Para nuestro alivio la correspondencia está en el país, aunque se desconoce cuándo será trasladada a la zona 1 y, menos aún, cuando llegará a nuestras manos.

09 de marzo de 2017, 06:03

cerrar