El amor es una decisión

En la Plaza Berlín, zona 13, decenas de parejas plasman su amor en las cortezas de los árboles. (Esteban Biba/Soy502) 

En la Plaza Berlín, zona 13, decenas de parejas plasman su amor en las cortezas de los árboles. (Esteban Biba/Soy502) 

Flores, chocolates. Esas rosas rojas que recibes junto a la nota con versos de Benedetti. Los chocolates que representan el beso que furtivamente puedes dejarte robar. Un enjambre de mariposas se aloja en tu estómago. 

El enamoramiento. Creces y crees que eso es amor. Eso son tus hormonas experimentando. ¿Amor? Aún no. 

El amor implica un intercambio de valores.
Mario E. Archila
, columnista

Usualmente hablamos del amor como el sentimiento. Eso es una parte del amor, muy pequeña, por cierto. El amor es mucho más parecido a una decisión que a un sentimiento. El sentimiento podrá ser el motivo inicial, mas no puede ser el motivo último. 

En el amor se decide compartir un futuro, una suerte. Puede ser un futuro de amigos, hermanos o pareja. Es un intercambio de valores. Decido compartir ese futuro con ese alguien porque tiene y descubro valores que me son atractivos y que yo mismo valoro, por lo que creo que podemos ser compañeros de ruta. 

Luego de la decisión, esa ruta implica el compromiso de no abandonar el camino. Según el grado de la relación, así será el grado de compromiso. La amistad es laxa mientras que el amor de pareja implica el compromiso casi indisoluble para toda la vida. 

Digo casi pues hay circunstancias en las que la vida corre peligro y hay que huir. 

El amor es esa decisión aparejada del compromiso de compartir ruta, futuro y proyectos de vida. Para hacerlo, primero, debes construir el plan de tu vida. Construir tu "yo". Sólido. Sólo así podrás compartir algo. Sin plan, sin un Yo, eres un adorno para alguien. Eres esa caja de chocolates. Una tarjeta. No eres alguien por quien valga la pena decidir; por quien valga la pena comprometerse a compartir un futuro; con quien valga la pena compartir. 

Amar y enamoramiento no son iguales. Decidir y pasar el rato, no son sinónimos. 

Mucha gente pretende decidir sobre enamoramiento y al pasar esa emoción, dicen simplemente "se murió el amor". El amor no muere, pues allí no había nacido. El amor no muere, pues es una decisión de construir una vida. 

No decidas por enamoramiento. Ama realmente antes. 

13 de abril de 2014, 23:04

cerrar