El Barcelona toma ventaja en la semifinal de ida de la Copa del Rey

Busquets es felicitado por sus compañeros de equipo tras poner el 1-0 parcial para el Barcelona. (Foto: Josep Lago/AFP)

Busquets es felicitado por sus compañeros de equipo tras poner el 1-0 parcial para el Barcelona. (Foto: Josep Lago/AFP)

Con un gol de Sergio Busquets y uno más en propia puerta del guardameta Zubikarai, el Barcelona derrotó 2-0 a la Real Sociedad en el juego de ida de las semifinales de la Copa del Rey que se celebró en el Camp Nou.

Faltaban tres minutos para el final de la primera mitad cuando Vela se plantó delante de Pinto. Pero el punta mexicano, desequilibrado por Mascherano, estrelló su disparo forzado en el pie derecho del meta azulgrana, mientras el Camp Nou respiraba primero aliviado y coreaba el nombre del sustituto de Valdés poco después.

En la jugada siguiente, Sergio Busquets hacía el 1-0 al resolver un lío en el área a la salida de un córner y perforaba por fin la meta de Zubikarai, después de que el Barça hubiera desperdiciado media docena de ocasiones claras en la primera mitad.

El tanto local enojó al donostiarra Íñigo Mártinez, que corrió a protestarle al árbitro el más que posible penalti que se acababa de producir en el otro área, y acababa expulsado con roja directa. El partido pasó de un posible 0-1 con expulsión de Mascherano incluida al 1-0 y siendo la Real el equipo que debía jugar toda la segunda parte con un hombre menos.

El partido ya no tuvo historia tras la reanudación. La Real, con un hombre menos, solo aspiraba a salir vivo del Camp Nou. Había perdido a Mikel González por lesión en la primera parte y encima se complicó aun más la eliminatoria al meterse un gol en propia puerta al cuarto de hora de la segunda.

Alexis recibía de Cesc al espacio y cruzaba el balón contra el palo. El rechace fue a parar a Elustondo quien, en lugar de enviar fuera el esférico, lo estrelló contra el cuerpo de su portero antes de que acabara en el fondo de la red.

Messi tuvo otro juego en el que no anotó y tampoco pudo ser el que todos esperan. (Foto: Josep Lago/AFP)
Messi tuvo otro juego en el que no anotó y tampoco pudo ser el que todos esperan. (Foto: Josep Lago/AFP)
Ni siquiera brilló el Barça a partir del 2-0, pese a jugar con el marcador a favor, en superioridad numérica y con una Real entregada que renunció hasta salir al contragolpe.

Llegó por inercia con remates de Xavi, Pedro, Alves y una espectacular volea de Messi que despejó Zubikarai, y mejoró algo sus prestaciones con la entrada de Iniesta.

05 de febrero de 2014, 17:02

cerrar