El féretro con los restos de Mandela recorrerá las calles de Pretoria

Una fotografía del ex presidente sudafricano Nelson Mandela entre las flores en el centro comercial Sandton City de Johannesburgo, Sudáfrica. (EFE)

Una fotografía del ex presidente sudafricano Nelson Mandela entre las flores en el centro comercial Sandton City de Johannesburgo, Sudáfrica. (EFE)

El féretro con los restos del expresidente sudafricano Nelson Mandela recorrerá la próxima semana las calles de Pretoria, capital de Sudáfrica, informó el Gobierno. El desfile mortuorio tendrá lugar durante tres días, del 11 al 13 de diciembre, cuando el cuerpo de Mandela reposará en una capilla ardiente instalada en un complejo del Gobierno sudafricano.

"Cada mañana, cuando los restos salgan de la morgue hacia la capilla ardiente, esas rutas se harán públicas", dijo Neo Nomodu, directora de la Oficina de Comunicación e Información del Ejecutivo (GCIS).

"Mi madre no se va a despertar por la mañana (por ejemplo) diciendo: 'Déjenme entrar en los Union Buildings'. Todo el mundo (...) necesitará acreditarse", subrayó la directora de la GCIS. Los ciudadanos acreditados tendrán que usar un autobús oficial para acceder al velatorio en la sede del Gobierno, donde no se les permitirá entrar con cámaras, puntualizó Momodu.

Vamos a animar a los ciudadanos a echarse a la calle mientras (el féretro) marcha por las calles de Pretoria
Neo Nomodu
Directora de la Oficina de Comunicación e Información del Ejecutivo

El funeral de Estado por Mandela se celebrará el 15 de diciembre en Qunu (sureste del país), la localidad donde vivió su infancia, informó ayer el presidente sudafricano, Jacob Zuma. De esta forma, el que fuera el preso político más famoso del mundo cumplirá su deseo de descansar en Qunu junto a su familia.

Previamente, el 10 de diciembre, tendrá lugar en el FNB Stadium (antes conocido como Soccer City) de Soweto (Johannesburgo) un oficio religioso por el expresidente.

Mandela murió el pasado jueves a los 95 años en su domicilio de Johannesburgo, tras recibir cuidados intensivos en los últimos meses por la recaída de una infección pulmonar.