El "fideobot", el androide que roba empleos en China

El "Fideobot" amenaza con acabar con un empleo tradicional en Oriente.

El "Fideobot" amenaza con acabar con un empleo tradicional en Oriente.

La idea de que los robots sustituyan a los hombres en los puestos de trabajo es recurrente en la ciencia ficción, algo que en China empieza a tomar cuerpo en restaurantes con la irrupción de unos robots que amenazan con acabar con un empleo tradicional en Oriente, el de cortador de fideos.

El invento pertenece a una fábrica de electrodomésticos en el norte de China, llamada Tianxiang y situada en la provincia de Hebei, que ha ideado un ayudante mecanizado capaz de cortar pasta al doble de velocidad que un empleado normal.

Esta suerte de "fideobot" ha sido bautizado en mandarín "Chef Cui" en honor a su creador, Cui Runquan, cuya empresa investiga nuevas máquinas para fabricar raviolis, estirar fideos y otras tareas típicas en las cocinas chinas.

"Por un lado el robot hace el trabajo más rápido, y por otro es más barato que un empleado, cuesta el equivalente a un sueldo de tres meses", cuenta Qin Bo, gerente en Pekín de la empresa que fabrica estos robots, en el Hongyuan, un restaurante donde uno de estos androides se ha incorporado a la plantilla de la cocina.

Cientos de restaurantes en Pekín y otras ciudades del país han adquirido ya los servicios de este "fideobot", que es capaz de cortar más de 200 fideos por minuto.

"Nuestro jefe tuvo la idea de mejorar máquinas parecidas que ya existían en el mercado", señala Qin, quien destaca que en el especializado mundo de la fabricación de fideos también hay lugar para la investigación, y que el robot perfeccionado por su firma es la sexta generación de androides cortadores de pasta.

Es difícil innovar en este tipo de máquinas, especialmente en el caso de empresas pequeñas como la nuestra, es un caso casi único
Qin Bo
, Gerente de Tianxiang

Para su empresa, también se trata de llenar vacíos en el mercado laboral, pues según ellos con el ascenso económico de China y la subida del coste de mano de obra es cada vez más difícil encontrar empleados para sencillos trabajos mecánicos como el de cortador de fideos, tan necesitado antaño.

Pudiera parecer que estas máquinas se han ideado para atraer a clientes a los restaurantes, por ejemplo familias con niños, pero lo cierto es que establecimientos como el Hongyuan lo "encierran" en la cocina, donde es más requerido que en el comedor.

La firma Tianxiang vende sus "Chef Cui" a 14.000 yuanes (unos 1.750 dólares, o 2.300 euros) y su idea ya ha llamado la atención en países como Francia, Reino Unido, EE.UU. o Singapur, donde restaurantes chinos los han importado.

Se suelen elaborar de dos maneras: cortando tiras de un bloque de pasta de harina, el método para el que puede ser usado "Chef Cui", o estirando una y otra vez con los brazos abiertos ese mismo bloque, una técnica para la que la empresa Tianxiang ya piensa en nuevos humanoides.

 

13 de diciembre de 2013, 07:12

cerrar