El Papa critica la "ceguera interior" luego de convivir con ciegos

El papa Francisco durante el Ángelus en la Plaza de San Pedro en Ciudad del Vaticano. (Foto: EFE)

El papa Francisco durante el Ángelus en la Plaza de San Pedro en Ciudad del Vaticano. (Foto: EFE)

Tras una emotiva convivencia con ciegos y sordomudos el día de ayer, el Papa Francisco volvió a criticar a las personas que se niegan a creer y les pidió dejar "el drama de la ceguera interior" para caminar hacia "la luz de Jesús".

De este modo el papa Francisco se dirigió a los 50,000 fieles que, según la Gendarmería vaticana, volvieron a abarrotar la plaza de San Pedro para presenciar el rezo del Ángelus de este cuarto domingo de Cuaresma.

Es un drama la ceguera interior que padecen muchas personas. Que padecemos, porque todos a veces sufrimos de ceguera interior y todos los fieles católicos tenemos, en ocasiones, comportamientos que no son cristianos, que son pecado
Papa Francisco

El pasaje del Evangelio al que Francisco hizo hoy referencia es el que narra la milagrosa curación de un ciego de nacimiento que, tras ser sanado por Jesús, recibió la crítica de los fariseos, que negaban el milagro.

"El milagro es contado por Juan en apenas dos pequeños versos porque el evangelista no quiso poner el punto de atención sobre el milagro sino sobre lo que sucedería después, sobre la discusión que suscitó".

El pontífice argentino narró que el ciego, una vez curado, comenzó a ser increpado por los fariseos incrédulos.

"Finalmente, el ciego sanado consigue creer en Jesús y esta es la mayor gracia que Cristo le concede. No solo la de devolverle la vista, sino hacerle creer en Él que es la luz en el mundo", subrayó.

Y es que, según preconizó el obispo de Roma, "mientras el ciego se acerca a la luz, los fariseos, al contrario, se hunden cada vez más en la ceguera, en la ofuscación".

"Hacen de todo para negar la evidencia. Ponen en duda la identidad del hombre sanado, después niegan la acción divina y ponen como excusa que Dios no actúa los sábados", recordó el papa.

El pontífice se dirigió a 50 mil fieles en la Plaza de San Pedro en el rezo del Ángelus. (Foto: EFE/Giuseppe Lami)
El pontífice se dirigió a 50 mil fieles en la Plaza de San Pedro en el rezo del Ángelus. (Foto: EFE/Giuseppe Lami)

A raíz de este pasaje del Evangelio, Francisco explicó a los fieles que "nuestra vida, a veces, es igual a la de ese ciego que se abrió a la luz" y criticó que, en ocasiones, las personas actúan como fariseos "juzgando desde el orgullo a los demás".

Tras veinte minutos de catequesis, el papa se despidió como suele hacer, deseando a los fieles un "buen almuerzo" y, en esta ocasión, les instó a leer en casa el capítulo nueve del Evangelio de Juan, que narra la historia del ciego curado, porque "os vendrá bien", dijo. 

 

 

30 de marzo de 2014, 11:03

cerrar