Conoce a los salvavidas del verano 2014

La primera prueba empezó a las 9 de la mañana en las gélidas aguas de la piscina olímpica de la zona 5 de la capital.
 
Jóvenes de entre 18 y 35 años se dieron cita con el severo Luis Benavente, un experimentado salvavidas con 33 años de servirle al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) durante las Semana Santa, quien mide el tiempo que hacen los atletas para completar la prueba de 400 metros libres y capacita a los aspirantes en técnicas de salvamento.
 
“Es difícil la prueba, algunos la completan en 5 minutos y a otros les lleva hasta 8 minutos. Lo importante es que puedan nadar y la completen”, explica Benavente.
 
El objetivo de la prueba es seleccionar a 90 nadadores que velarán por evitar tragedias en las playas durante esta Semana Santa.
 
90
salvavidas
contrata el IGSS durante 5 días la Semana Santa destacados en los principales centros turísticos.
 
“Este es la primera fase, luego tienen que pasar una prueba de 1000 metros en mar abierto. Dominar la técnica para entrar y salir del mar”, dice el nadador.
 
Aunque los salvavidas gozarán de un contrato temporal de 5 días con el IGSS por el que se les pagará entre Q2100 y Q2200, los jóvenes se manifiestan convencidos de que quieren poner al servicio de la población el entrenamiento de años en las piscinas de la federación de natación y de polo acuático.
 
Eddy Nájera, de 19 años, trabaja regularmente como contador en una empresa comercial y estudia leyes en la Universidad de San Carlos. Su atlética complexión confirma los arduos entrenamientos en la selección masculina de polo acuático.
 
“Uno no entrena solo por entrenar sino para demostrar el resultado que uno adquiere con la práctica”, asegura el muchacho que, luego de la prueba, se fue corriendo a su trabajo.
 
Uno no entrena solo por entrenar sino para demostrar el resultado que uno adquiere con la práctica
Eddy Nájera
, aspirante a salvavidas del IGSS.
 
Como tercera generación de una familia de salvavidas, Estefanía Aquino, empezó a nadar a los 4 años de edad y ha lidiado con la situación de tener que salvar una vida en la playa de Champerico.  
 
“Hace tres años casi se nos fue una persona pero logré entrar al mar que estaba muy difícil y evité que se ahogara”, dice emocionada tras completar los 400 metros en 7 minutos.
 
Su sueño es ser entrenadora deportiva y por eso estudia en la Universidad Galileo la carrera de Tecnología del deporte.
 
Los salvavidas están capacitados para realizar procedimientos de Resucitación Cardiopulmonar (RCP) y tienen la condición física de un atleta que nada a diario, por lo que Benavente asegura que los bañistas pueden sentirse seguros.
 
Los 90 seleccionados serán destacados en las playas de El Semillero, Ocós, Champerico, Puerto de San José y dos turicentros estatales, entre otros centros de vacaciones.
 

20 de febrero de 2014, 18:02

cerrar