El Proyecto de Presupuesto 2014 no tiene metas concretas, según el CIEN

El CIEN recomienda ampliar y profundizar el debate público en torno al presupuesto, fortalecer la planificación del Estado e implusar la transparencia, entre otras.

El CIEN recomienda ampliar y profundizar el debate público en torno al presupuesto, fortalecer la planificación del Estado e implusar la transparencia, entre otras.

Antes de que la discusión del Presupuesto 2014 acapare la agenda del Congreso, el Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) hizo públicos sus comentarios en torno al Proyecto de Presupueto 2014 presentado por el Ejecutivo.

A diferencia del Proyecto 2013, este no presenta indicadores de resultado o metas concretas para alcanzar y establece que la asignación institucional de los egresos no ha cambiado en los últimos años."Para que el presupuesto contribuya al desarrollo del país deben existir reformas estructurales en el tema fiscal y su institucionalidad. El objeto de esto es mejorar el diseño e implementación de políticas públicas", expuso Jorge Lavarreda, investigador asociado del CIEN.

El presupuesto proyectado para 2014 es de 70 mil 564 millones de quetzales. Desde 2012, la distribución del presupuesto y la finalidad de los egresos se ha mantenido igual y este año las priorudades no son diferentes: la educación concentra el 21%, las transacciones de la deuda pública un 15.2%, asuntos económicos 11.9%, urbanización y servicios comunitarios 11.4%, protección social 11.2% y orden público y seguridad ciudadana 10.4%.

Q70.5
millardos
es el presupuesto proyectado para el 2014
Gobierno de Guatemala

Los analistas recomiendan centrarse en cinco objetivos clave: aumentar la calidad del gasto público, limitando el gasto no vital y la gestión por resultados; continuar con la mejora de los ingresos públicos, combatiendo el contrabando, la defraudación aduanera y la evasión fiscal; priorizar los gastos sociales en educación, salud y seguridad, y por útimo, mantener el proceso de consolidación fiscal, para reducir gradualmente la diferencia entre el dinero que utiliza y los ingresos que percibe. El déficit para el 2014 se proyecta en un 2.3% del PIB.

"Hay un cambio significativo en las fuentes de financiamiento hacia el uso de Bonos del Tesoro", aporta Lavarreda. Esto, afirma, es porque en esta ocasión, los 10 mil 165 millones de quetzales de los bonos del tesoro serán destinados a financiar obras de infraestructura, el programa del adulto mayor, el pago de servicios de la deuda pública y las deficiencias netas del Banco de Guatemala. Anteriormente, para cubrir estos rubros, se había dependido más de préstamos de organismos financieros internacionales.

08 de octubre de 2013, 14:10

cerrar