Los Fiscales: los vigías de los partidos políticos en las mesas

Juan Manuel Vega

En cada mesa electoral habrán Fiscales de partidos polítcos que verificarán cada voto para pelearlo a su favor. (Foto: Archivo/Soy502)

Cada partido político tendrá el próximo 6 de septiembre un ejército de personas que pelearan cada voto emitido, o que al menos les parezca que así fue, para ellos. Son los fiscales de mesas electorales y se contarán por miles.  
250
mil
personas trabajarán como Fiscales de todos los partidos políticos el día de las elecciones.
 No hay un número especifico porque dependerá de la capacidad de cada partido político. Algunos grandes y con recursos, como el partido Lider, asegura que tendrá un fiscal por cada una de las 19 mil 852 mesas electorales. Sin embargo, la Ley le permite a los partidos que cada fiscal supervise el trabajo de una o varias mesas, incluso, en distintos centros de votación.  
No es obligatorio que cada organización acredite un fiscal por cada junta receptora de votos, pudiendo uno solo cubrir varias o todas las mesas de un municipio, un centro de votación, o bien varios fiscales cubrir indistintamente las mesas de todo el municipio.

Grupo

Artículo 92,
Reglamento de Ley Electoral.
 El trabajo de los fiscales Cada partido político nombra a un Fiscal Nacional, que tendrá un suplente. Estos participan en una reunión semanal con los Magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) desde la convocatoria a elecciones. Luego, estos nombran a fiscales departamentales, ellos a municipales y estos últimos a los fiscales de mesas.  
 Su labor, consiste en verificar que los miembros de las juntas receptoras de votos cuenten cada uno de los sufragios emitidos y que estos sean concedidos al partido que les corresponde. Sin embargo, para muchos, su labor será pelear cada uno de los votos.  Los fiscales y la opción de hacer eterno el conteo Según el artículo 99 del Reglamento de la Ley Electoral y de Partidos Políticos el conteo de votos lo debe hacer el presidente de la Junta Receptora de Votos (JRV) “en presencia de los otros miembros de la mesa y de los fiscales de entidades políticas“.  
 El conteo se hace en voz alta, mostrando a los fiscales cada papeleta, una por una. En ese momento, cada fiscal puede, según el artículo 100, objetar el voto. Si eso sucede, el Presidente lo pone a votación de los miembros de la JRV y gana la mayoría. Si un fiscal decide objetar muchos votos, el conteo se volverá un proceso muy largo.  Al terminar el conteo, el vocal de la JRV leerá el resultado en voz alta. En ese momento, cualquiera de los Fiscales puede objetar el conteo y el Presidente de la JRV se verá obligado a repetirlo. De no quedar conforme con el conteo final, el fiscal aún podrá realizar una impugnación por escrito y está será enviada hasta el centro de computo.  
 De esa manera, cada partido político tendrá vigilancia en cada una de las mesas electorales, pero también, el proceso de conteo de votos podrá demorar más de lo necesario.   
02 de Septiembre 2015, 09:44 pm