Empleados de El Correo fueron recontratados para los próximos meses

Luego de que el país pasara cinco días sin distribución postal, el servicio se restableció como el comienzo de un período de transición, según se acordó en las mesas de negociación entre el ministerio de Comunicaciones y la empresa concesionaria.

Correo de Guatemala S.A. confirmó la reapertura del total de las agencias disponibles en la capital y que fueron revisadas por la Dirección General de Correos y Telégrafos.

Roberto Soto, gerente de la compañía, señaló que durante la concesión se llegaron hasta 400 agencias a nivel nacional. "En la actualidad se cambió de método y hay 70 agencias y más de 300 ventanillas", señaló el gerente.

Para la reapertura, la empresa recontrató a algunos de los 600 empleados que tenían hace menos de una semana y que recibieron liquidación.

"El miércoles nos informaron del cierre de la empresa a todos juntos y el viernes comenzaron a llamar a algunos para preguntar su disponibilidad para este lunes", explicó una de las empleadas de agencia que prefirió mantenerse en el anonimato.

Por su parte, Soto no concretó el número de los empleados a los que llamó el departamento de Recursos Humanos porque aún están en ese proceso de normalización para completar el número.

"Ahora estamos tomando las plazas más importantes para que la apertura sea lo más rápida posible", señaló.

Otro de los exempleados que salieron de la bodega central en la Avenida Petapa explicaron que a algunos les liquidaron al 100 por ciento y a otros en cuotas.

Volumen de negocio

Según información de la empresa, el servicio postal recibe al día alrededor de 100 sacas (sacos de correspondencia).

Soto llegó a la empresa en febrero de 2015. (Foto: Camila Chicas/Soy502)
Soto llegó a la empresa en febrero de 2015. (Foto: Camila Chicas/Soy502)

Con ese dato se supone que la empresa tiene que evacuar de sus bodegas los pedidos correspondientes a unas 500 sacas postales.

El futuro

Roberto Soto llegó a la gerencia de la empresa postal en febrero de 2015 cuando se estaba a la espera de que el Congreso aprobara la prórroga.

Ahora que esa prórroga se improbó el objeto de la empresa ya no existe. "Se requería una empresa que su objeto único era administrar la concesión y si no hay concesión no podría seguir operando", explicó Soto.

Cuando se le cuestionó si la empresa se presentaría a una supuesta nueva concesión, Soto respondió que aún es pronto para esa decisión. No obstante, desde el departamento de inspección operativo de Correos y Telégrafos se negó esa posibilidad por las multas que acumula la empresa.

En total, la compañía aún debe alrededor de 14 millones de quetzales en multas. 

24 de mayo de 2016, 07:05

cerrar