Los encadenados del Palacio Nacional y su lucha por no ceder

Nueve días pasaron frente a las puertas del Palacio Nacional de la Cultura, diez de ellos, encadenados y con el objetivo de exigir la renuncia de la exvicepresidenta Roxana Baldetti.

Bernardo Silva fue quien, el 1 de mayo de 2015, a través de un mensaje en un chat, convocó a varios de sus conocidos para encadenarse. A pesar del temor a ser desalojados y de la incertidumbre de que la policía tomara acciones contra ellos, su lucha perseveró durante una semana y media. 

Llegamos con un sentimiento de indignación pero también con un sentimiento de querer hacer algo por nuestro país
Bernardo Silva
, encadenado.

Algunos de los encadenados muestran una de las cadenas que guardan como recuerdo. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)
Algunos de los encadenados muestran una de las cadenas que guardan como recuerdo. (Foto: Alejandro Balán/Soy502)

El apoyo de los ciudadanos se hizo presente al llevarles comida, agua y colchas para pasar la noche. Sofía Galindo y su esposo Erick Sandoval, dos de los encadenados que se unieron a Bernardo, relatan que su objetivo no era quedarse sino llevarles agua, pero la indignación los movió a unirse.

La más pequeña de los encadenados fue Jaderlyn Rojas, de 12 años, quien acompañó a su madre que era la designada por Bernardo para tomar fotos y videos. “Ese día mi hija me dio una gran lección de vida”, relata Angie Peña, madre de Jaderlyn.

26 de abril de 2016, 16:04