Endurecen controles sobre productos marinos por irradiación nuclear

Unas 200 especies marinas en total, desde calamares o pepinos de mar hasta cangrejos, atunes o erizos, son analizados aquí cada semana con una escala de prioridades muy clara. Foto EFE 

Unas 200 especies marinas en total, desde calamares o pepinos de mar hasta cangrejos, atunes o erizos, son analizados aquí cada semana con una escala de prioridades muy clara. Foto EFE 

Casi tres años después del accidente de Fukushima y ante la desconfianza que aún generan los persistentes vertidos de la central, Japón ha comenzado a mostrar finalmente al público la meticulosa red con la que mide la radiación en sus productos marinos.

El Instituto de Investigación de Ecología Marina (MERI) es uno de los 27 laboratorios que analizan para la Agencia de Pesca de Japón los niveles de yodo y cesio radiactivos (el estroncio debe calibrarse en otros centros) en pescado, moluscos, crustáceos, algas, y también en sedimentos y en agua marina y dulce.

El MERI, situado en la localidad costera de Onjuku (unos 75 kilómetros al sureste de Tokio), examina diariamente una docena de capturas realizadas en la costa oriental de Japón, desde Hokkaido, la isla más septentrional, hasta Chiba, al este de Tokio.

Su estricta metodología evidencia las alabanzas que han recibido los exhaustivos programas nipones de vigilancia de productos agrícolas y marinos por parte del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

Sin embargo, las puertas de laboratorios como estos no han sido abiertas a los medios de comunicación hasta dos años y 10 meses después del accidente, y sólo tras conocerse el pasado verano que la central de Fukushima aún vierte diariamente cientos de toneladas de agua radiactiva al océano Pacífico.

Durante ese lapso, la suspicacia de los consumidores nipones ha aumentado, mientras países como Corea del Sur han prohibido la importación de productos del mar de buena parte del país, al considerar que Tokio no ha ofrecido suficiente información sobre las consecuencias y la gestión del accidente atómico.

"Nuestros esfuerzos han sido insuficientes a la hora de comunicar la labor que se realiza para garantizar la seguridad de estos alimentos", admite Kiyotaka Hidaka, principal coordinador de investigación de la Agencia de Pesca.

Por ello, el Gobierno ha comenzado a realizar campañas en lonjas y mercados de Japón (muchos de los cuales hacen sus propios análisis adicionales) para explicar los controles que se realizan o a elaborar documentos informativos en coreano, chino, inglés, francés o castellano

17 de enero de 2014, 10:01

cerrar