La escalofriante confesión de un caníbal capturado en Florida

Austin Harrouff, un estudiante universitario de Florida acusado de asesinar a cuchilladas a una pareja y mordisquearle el rostro al cadáver del esposo, les dijo a los oficiales de la policía que lo hallaron en la escena del crimen: "Ayúdenme, me comí algo malo" y entonces admitió que se trataba de "humanos", mientras escupía un pedazo de carne, según consta en documentos de la corte.

Harrouff de 19 años, les rogó a las autoridades que lo mataran luego de que lo separaron del cadáver de John Stevens, de acuerdo con los documentos obtenidos por el Palm Beach Post. "Mátenme ahora, merezco morir", dijo Harrouff.

  • TERRORÍFICO...

Harrouff está acusado de asesinato por el ataque del 15 de agosto a John Stevens de 59 años, y su esposa Michelle Mishcon Stevens de 53, en las afueras de la casa de la pareja en Tequesta. Los fiscales dicen que van a pedirle al jurado que sea juzgado por asesinato premeditado, que puede conllevar la pena de muerte.

Los alguaciles dicen que encontraron al entonces fornido jugador de fútbol americano universitario luciendo solamente ropa interior, haciendo ruidos animales y mordisqueándole el rostro a Stevens a la entrada de la casa.

El FBI está realizando análisis para determinar si Harrouff se encontraba bajo los efectos de una droga conocida como flakka, ya que aquellos que la consumen tienen este tipo de comportamientos. "Atacan a la víctima, muerden e incluso remueven trozos de carne", explicaron los especialistas.

*Con información de Infobae

02 de noviembre de 2016, 09:11

cerrar