Las escasas pero mágicas jugadas de Messi ante el Sporting de Lisboa

Messi contó con mínimas oportunidades para mostrar su potencial, pero cuando tuvo el balón sorprendió a los rivales. (Foto: AFP)

Messi contó con mínimas oportunidades para mostrar su potencial, pero cuando tuvo el balón sorprendió a los rivales. (Foto: AFP)

Lionel Messi no tuvo su mejor presentación en el juego que el FC Barcelona ganó en el campo del Sporting de Lisboa por la segunda fecha de la Liga de Campeones. Sin embargo, el argentino dejó algunas pinceladas de magia y vivió un momento un tanto sorpresivo para él.

Lo más sobresaliente fue el sombrero que le tiró desde el piso a Bruno Fernandes. "La Pulga" forcejeó en el sector izquierdo del campo con el futbolista luso, cayó al suelo y, cuando parecía que iba a perder el balón, juntó sus piernas y lanzó el esférico por encima del rival.

Minutos antes, había dejado en el camino a su compatriota Rodrigo Battaglia con un exquisito caño a la carrera, tras un increíble quiebre de cadera. El exjugador de Huracán, Racing y Rosario Central quedó en el camino sin entender qué había sucedido. 

Todo ese despliegue de creatividad generó una reacción increíble en un aficionado. Un joven, con la bandera del Barcelona colgada en su cuello, burló los controles de seguridad de las tribunas e ingresó a la cancha del estadio José Alvalade.

Posteriormente, los seguidores del Sporting, club que vio nacer a una de las máximas estrellas del fútbol portugués, empezaron a corear el nombre de Cristiano Ronaldo; pero Messi prefirió no hacer gestos que pudieran malinterpretarse.

*Tomado de Infobae

28 de septiembre de 2017, 10:09

cerrar