La espeluznante confesión de un caníbal que impactó a una comunidad

Un hombre entró a una comisaría y confesó estar cansado de comer carne humana. Entregó las pruebas para que las autoridades le creyeran y lo arrestaran. (Foto: Actualidad RT)

Un hombre entró a una comisaría y confesó estar cansado de comer carne humana. Entregó las pruebas para que las autoridades le creyeran y lo arrestaran. (Foto: Actualidad RT)

Parecía la escena de alguna película policial donde el asesino se entrega a las autoridades confesando los crímenes por los que tanto se le buscaba. El hombre entró a una pequeña comisaría, confesó que comía carne humana y ante la incredulidad de los agentes, presentó las pruebas que heló la sangre de los presentes.

Era el 18 de agosto pasado, un día común y corriente en la comisaría de la pequeña localidad sudafricana de Estcourt, en la provincia KwaZulu-Natal, cuando se presentó ante los oficiales Nino Mbatha, de 32 años, y confesó: "Estoy cansado de comer carne humana", informa el web local de noticias News 24.

Seis personas fueron arrestadas por canibalismo en Sudáfrica. (Foto: image.iol.co.za)
Seis personas fueron arrestadas por canibalismo en Sudáfrica. (Foto: image.iol.co.za)

Ante la incrédula risa de los policías, que primero pensaron que era una broma, Mbatha mostró las pruebas: sacó de una bolsa una pierna y una mano humana.

Posteriormente, el hombre indicó que es un curandero local y llevó a los oficiales hasta una casa en la que reinaba un hedor casi insoportable y donde estaban guardados más restos humanos. En una olla había ocho orejas humanas, además de varias maletas llenas de miembros humanos en avanzado estado de descomposición. En curso de la investigación trascendió que Mbatha podría haberse comido a una mujer de 25 años, madre de dos hijos, tras haberla violado, matado y troceado.

  • ENTÉRATE:

Al menos 300 residentes de la zona confirmaron haber utilizado sus servicios, a sabiendas de que consumían carne humana. Estaban convencidos por Mbatha, de que al comer carne humana se convertían en invencibles, incluso a las balas. Por si fuese poco, instaba a los que querían hacerse ricos a que profanaran tumbas y le llevaran huesos.

La Policía finalmente lo arrestó junto a otras tres personas. Todas ellas se enfrentan a cargos de asesinato y conspiración de asesinato. La investigación policial parte de la sospecha de que los detenidos podrían ser parte de una organización más amplia que negocia con carne humana.

De acuerdo con "The Times", en Sudáfrica los casos de canibalismo no son frecuentes, pero en las zonas rurales está muy arraigada la medicina tradicional y la creencia de que consumir partes del cuerpo humano pueden traer salud y riqueza. El canibalismo no se considera un delito en el país, pero se penaliza la posesión de tejidos o partes humanas sin permiso, según la Ley de Tejidos Humanos de 1983.

  • PODRÍA INTERESARTE:

*Con información de RT.

17 de septiembre de 2017, 09:09

cerrar