Así funcionaba El Escondite de los Placeres

La casa El Escondite de los Placeres operaba en la zona 11. En la actualidad es una residencia normal. (Foto: Wilder López/Soy502) 

La casa El Escondite de los Placeres operaba en la zona 11. En la actualidad es una residencia normal. (Foto: Wilder López/Soy502) 

Ubicado en Las Charcas, de la zona 11 capitalina, un letrero en el portón de una casa aseguraba que adentro ofrecían "Asesoría Laboral". Según indican algunos vecinos, era habitual ver llegar a mujeres que buscaban ayuda de ese tipo para casos difíciles en que habían sido despedidas o sufrido acoso en su trabajo.

Sin embargo, esto era solo la fachada, porque en el domicilio funcionaba una sala de masajes de corte sexual. Sus operaciones existían gracias a los contactos de su fanpage de Facebook y a una exclusiva lista de clientes que estaban dispuestos a pagar entre 300 y 400 quetzales por media hora de placer.

Los vecinos del lugar, que dieron su testimonio en forma anónima, no sabían exactamente cómo se llamaba el establecimiento hasta julio del año pasado. Para ese entonces, el Ministerio Público (MP) destapó la red de trata de personas y esclavitud sexual que funcionaba en la vivienda, con el sugerente nombre de "El Escondite de los Placeres".

Este miércoles, el MP realizó la segunda parte del operativo para dar con algunos "clientes" de dicha casa de prostitución.

Esta foto es de los allanamientos de julio de 2016. (Foto: PNC)
Esta foto es de los allanamientos de julio de 2016. (Foto: PNC)

El Escondite de los Placeres operaba de forma muy discreta en una zona residencial. La colonia Las Charcas es un barrio de clase media, dentro se encuentra una iglesia católica y dos exclusivos centros educativos. No es muy grande y la casa en cuestión estaba ubicada en una avenida principal con mucha afluencia de vehículos.  

Una vecina, que omitió su nombre, cuenta que ella se sorprendió cuando la policía allanó el sitio. “Yo nunca vi nada sospechoso”, se limitó a decir la mujer al ser cuestionada sobre la actividad del recinto. 

  • MÁS DETALLES: 

La investigación del Ministerio Público señala que el lugar se anunciaba en prensa y en Facebook, ofreciendo ayuda para obtener trabajo. “¡Qué asesoría iba a ser esa!”, recuerda otro residente que también pidió anonimato. Cuando las solicitantes llegaban al inmueble, los administradores les indicaban que el empleo que tenían para ellas era prostituirse. 

Luego de que cerraron la casa, cuatro veces vinieron hombres a preguntar qué se había hecho el lugar que hacía masajes
Vecino

El vecino recuerda que, luego de que el recinto fuera allanado y cerrado por las autoridades, por lo menos en cuatro ocasiones han llegado hombres preguntando por el lugar “donde se hacían los masajes” o la “oficina de Asesoría Laboral”. “Yo les digo que la casa ya no existe y que a los que administraban eso ya se los llevaron presos”, asegura. 

Promoción en Facebook

El Escondite de los Placeres promocionaba sus servicios por medio de Facebook. Utilizaba su página en la red social para ofrecer masajes eróticos. Tenía habilitado un número de celular para agendar citas y la dirección donde se encontraba. 

A partir de julio de 2016 ya no opera ahí. La fanpage también cesó actividades desde esa fecha y su página web ya no está disponible. Actualmente, en esa residencia vive otra familia que alquiló luego de que fueran capturados los anteriores inquilinos.

Los hechos

Este miércoles, durante los allanamientos, Mario Humberto Quezada Palencia, Danny Josué Lobos López y Jorge Mario Jiménez Noriega fueron capturados por el caso Escondite de los Placeres, acusados de remuneración por la promoción, facilitación o favorecimiento de prostitución.

El 28 de julio del año pasado habían sido capturados Wendy Ninnette Carrillo Pivaral y César David Reyna Peñate, quienes ya esperan juicio; y Héctor Enrique España Aris y René Fernando Méndez Asencio.

30 de marzo de 2017, 06:03

cerrar