El estadio Maracaná, un coloso 'maldito' para Brasil

El Estadio Maracaná será uno de los escenarios principales de los Juegos Olímpicos de Río, ya que albergará las ceremonias de clausura y apertura, así como varios partidos de fútbol. 

El coloso, recién renovado para el Mundial de Brasil 2014, es un escenario lleno de historia deportiva. La construcción empezó en 1948, y abrió oficialmente en 1950 para el Mundial

En ese entonces cabían 199, 854 personas y era el estadio más grande del mundo en cuanto a su capacidad. Ahora, por motivos de seguridad, solo se permiten a 78,639 espectadores. 

El Maracaná, precisamente en 1950, fue el protagonista de uno de los capítulos más negros de la historia de la selección de Brasil. Era el 16 de julio, y la ‘canarinha’ recibía a Uruguay en la final del Mundial. 

Los periódicos ya tenían los titulares de “Brasil Campeón” listos, no había ninguna persona que no creyera en la victoria del equipo local. Esa tarde, los 199,854 asientos estaban ocupados, aunque varios estudios posteriores calculan que pudieron haber casi 210,000 aficionados dentro

Los locales solo necesitaba un empate para ser campeones (en esa época no existían los penales, así que en caso de empate ganaba el equipo que mejor trabajo había hecho en el torneo), pero Uruguay tenía otros planes. 

A pesar de ir perdiendo 1-0, Uruguay metió goles en el 66’ y en el 79’ para llevarse la victoria y firmar el famoso Maracanazo, que destruyó una celebración que ya estaba lista. Ese día, Brasil lloró en silencio el gol de Alcides Ghiggia

Curiosamente, Gigghia murió el 16 de julio de 2015 a los 88, exactamente 65 años después de haber metido el gol que silenció a millones de personas. 

¿Cambiará la historia?

La final del Mundial 2014 fue en el Maracaná, pero Brasil no llegó después de caer por 7-1 contra Alemania en semifinales. Sin jugar, el estadio volvió a ser un lugar ‘maldito’ para la selección. 

Dos años después, con Neymar como líder, buscarán su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos, después de caer contra México en Londres 2012

Además de las ceremonias (también de los Juegos Paralímpicos), el Maracaná será la sede de una semifinal y la final del torneo de fútbol. 

El Maracanazo nunca se olvidará, pero la medalla de oro podría hacer que esa tragedia doliera menos en los corazones brasileños…o podría continuar con la maldición del gigante de Río de Janeiro

 

20 de julio de 2016, 14:07

cerrar