El estadio Maracaná, catedral del fútbol mundial está abandonado

El estadio Maracaná de Río de Janeiro es una de las catedrales más emblemáticas del fútbol mundial. Fue renovado para el Mundial de Brasil 2014 con una inversión de 300 millones de dólares que salieron de las cuentas públicas. El Gobierno y la empresa que tiene la concesión del estadio acusan a la organización de los Juegos Olímpicos 2016 de haberlo dejado en un estado deplorable.

El diario O Globo de Río de Janeiro hizo un recorrido por el Maracaná y comprobó que el mantenimiento es lamentable. Casi nulo. El campo de juego está en malas condiciones, faltan miles de butacas de la zona de plateas, y hay daños estructurales en los techos y las paredes. Además de los pastizales crecidos dentro del predio.

El estadio lo han utilizado Flamengo, Fluminense y Vasco Da Gama con posteriordad a los Juegos Olímpicos, pero se han quejado del mal estado del mismo.

El Gobierno de Río advirtió que “la concesionaria todavía no ha reasumido la administración del Maracaná debido al incumplimiento por parte del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos. Tendrán que concluir todas las obras de reparación de daños y averías causadas durante su uso, a fin de que las instalaciones retornen a su estado original. Después del cumplimiento de esas obligaciones, el complejo volverá a la concesionaria".

*Con información de Globo Sporte 

06 de enero de 2017, 19:01

cerrar