Estas prácticas impiden que puedas ascender en el trabajo

Estos hábitos podrían afectar tu desarrollo laboral. (Foto: imagenwebbhq.com)

Estos hábitos podrían afectar tu desarrollo laboral. (Foto: imagenwebbhq.com)

Una encuesta del sitio especializado Vital Smarts confirma que el 97% de los empleados creen que tienen un hábito que limita su potencial de crecimiento en el trabajo. 

El sociólogo y escritor Joseph Grenny explica las razones por las que alguien no puede crecer laboralmente.

  • MIRA TAMBIÉN:

Falta de fiabilidad: 

Los jefes sueñan con tener personas confiables en su equipo, que realizarán las tareas asignadas al 100%, pero esto no ocurre así.  Los jefes deben supervisar en todo momento a sus subordinados, aunque los empleados digan que lo harán. 

En muchas ocasiones el problema está en la comunicación. La gente no cumple sus promesas ya que no puede determinar los límites de su capacidad, tienen miedo a dar una respuesta negativa, al contrario, desilusionan a sus jefes provocando descontento, incumpliendo sus compromisos y decepcionando a quienes pusieron su confianza en ellos. 

¿Tiene solución? Si, es importante hablar y aprender a decir no, aunque no sea fácil. 

¿Cómo?:

1. Rompe el contacto visual si estás en una situación de presión, tómate una pausa antes de asumir una nueva ronda de responsabilidades.  

2. Si te sientes incómodo psicológicamente sopesando las obligaciones que vas a asumir, trata de negociar, por ejemplo: "De verdad quiero ayudarte pero primero debo evaluar el volumen de trabajo que me han encargado ya, retomemos el tema esta tarde". 

3. Sé sincero al decir qué puedes y qué no puedes hacer, la comunicación es la clave. 

4. Revisa tu trabajo y tareas pendientes, la mejor manera de decir que no puedes ayudar en una nueva tarea es evaluando cómo van las que ya tienes pendientes. Al rechazar una nueva puedes seguir trabajando en la pendiente y ser así más confiable.  

  • ESTO TE PUEDE INTERESAR:

Postergación: 

Nuestra concentración divaga fácilmente cuando tenemos cosas que hacer. Muchas veces perdemos el tiempo en leer correos, mensajes, o distraernos en insignificancias que no nos permiten avanzar en nuestras obligaciones.

¿Tiene solución? Debemos detectar que estas pequeñas actividades son una forma de aplazar lo importante, esto se debe al miedo al fracaso o a sufrir una decepción. Hay emociones escondidas que nos atormentan y debemos evaluar. 

¿Cómo?: Apégate a una agenda, busca la manera de estructurar tus quehaceres, esto podría dividir tus obligaciones en partes, tomando un descanso entre cada una de ellas.  

Egoísmo: 

Despreciar a los demás afecta a todo el equipo.  Ser atento con los demás es fundamental, no te encierres en los objetivos de la empresa, recuerda que hay más personas luchando por un mismo fin.  La gente que se concentra en sus propios planes se aísla física y emocionalmente, no permitas que esto te suceda. 

¿Tiene solución? Las personas se alejan sin darse cuenta, no por ser malas, sino por hacer caso a las opiniones de los demás. 

¿Cómo?: Siente empatía por todos, míralos de frente y aprende a leer sus emociones. Escucha, no te apresures a dar la razón a la ligera, muestra su interés en las opiniones de los demás, ponte en su posición, aunque no necesariamente estés de acuerdo con ella.  Al ver un problema desde distintos puntos de vista, se llega más fácil a una solución. 

* Con información de RT 

08 de noviembre de 2016, 12:11

cerrar