La estatua

En 2017 se cumplen 50 años del Premio Noble de Literatura otorgado a Miguel Ángel Asturias. (Ilustración: Ana Lucía Meneses/Soy502)

En 2017 se cumplen 50 años del Premio Noble de Literatura otorgado a Miguel Ángel Asturias. (Ilustración: Ana Lucía Meneses/Soy502)

Ustedes saben que este año se cumplen cincuenta del Nobel de Asturias. Con eso en mente, el otro día peregriné a esa escultura suya, ya saben, la de Max Leiva, la que está cerca del Obelisco, al ladito del Camino Real. La misma fuera puesta ahí en 1999, para el centenario del ya dicho.

Caminé hasta ahí, cuestión de ofrecerle mis respetos a nuestro santón literario, que para mí nunca ha sido una cosa de matar a Miguel Asturias, como quiso no sé cuál generación de escritores locales, sino aprender todo de él, aunque sin dejarse fagocitar por su estilo. Y Asturias es alguien a quien yo defiendo y respeto y es mi maestro. 

Electivamente, hubiera preferido estar en el cementerio Père Lachaise frente a su tumba–glifo, que visité en su momento, pero como no estoy en Paris me planté –con tono solemne y chauvinista, como corresponde– frente a la imagen ubicada en la jardinizada y arzuizada Reforma.

Al decir que preferiría estar frente a su tumba, no estoy despreciando esta estatua, porque a mí en lo personal me gusta, me parece una de las mejores piezas de la avenida. Es una pena que la tengan puesta sobre una horrible plasta de cemento, eso sí. 

Lee también: Miguel Ángel Asturias, un legado de 115 años

Una de las razones por las cuales me gusta es porque nos da un Asturias que parece un X–Men. Una especie de héroe mutante, aunque el traje claro lo traiciona. En cuyo caso se parece a alguien que hubiera salido muy inspirado de un curso de emprendedurismo. O a un corrupto que hubiera pactado algo con el MP.

Chichudo, pues.

Ahí lo tienen, al viejo, dejando atrás folios, no se sabe muy bien por qué. Supongo que va dejando atrás un rimero de gloria literaria, con aura bíblica, tal un Moíses de la palabra. En términos escriturales, eso de ir dejando tirando los folios no es tan práctico que digamos; lo práctico sería si los folios quedasen conjuntados.

En todo caso, la exfoliación de los folios ya no queda tan clara hoy, dado que los vandalizaron, o se los huevearon, y los folios pues ya no están. Aún vejado, ahí va Asturias para adelante, sacando pecho, y es como si el viento de la tarde del lago de Izabal le estuviera pegando directo. El sol infinito se refleja en su noble calva. Es un ángel. Un ángel huizache, timbón, metaloide, grisáceo, verdoso y sublime.

Dentro del cuerpo de este Asturias indestructible y mineral hay un huevo surrealista que se quiebra, y surge una palabra. No es que me fascine caer en platitudes, pero sucede que es una palabra hecha de maíz

14 de marzo de 2017, 21:03

cerrar