Este colegio cambió la vida de Léster

Cada mañana, alrededor de las 6:30 horas, Francisca Ramos Archila le da la bendición a su hijo, Léster Oscal Ramos: "Que le vaya bien, mijo", le despide cuando él sale camino a la parada de bus.

A las siete de la mañana el Colegio Privado Enrique Novella Alvarado (ENA), ubicado en Sanarate, El Progreso, abre sus puertas a los once buses que llevan a más de 300 alumnos. Esta institución es una esperanza educativa en el Corredor Seco, que ha dado alas a cientos de alumnos de escasos recursos, a lo largo de 40 años de servicio a las comunidades aledañas. 

¿Cuál es el sueño de Léster? Ir a la universidad, especializarse y ser una persona de bien. "Mi mamá trabaja mucho, no la miro; pero me motiva imaginar que voy a poder ayudarla, darle su dinerito para que esté más en la casa", compartió con la voz entrecortada el joven estudiante de cuarto bachillerato del ENA. 

Para Francisca es un sueño hecho realidad que su hijo acceda a una educación que para ella es imposible de costear: 

Me siento muy feliz de que mi hijo esté en el Colegio. Yo no creía que él llegara hasta donde está, cuarto bachillerato
Francisca Ramos Archila
, madre de Léster.

Léster, de 15 años, es la promesa de un mejor futuro para su familia. (Foto: George Rojas/Soy502
Léster, de 15 años, es la promesa de un mejor futuro para su familia. (Foto: George Rojas/Soy502

Antes de terminar la entrevista, Léster quiso dejar un mensaje a otros jóvenes guatemaltecos: 

No vean el estudio como un peso, sino como una oportunidad para ser profesionales en la vida
Léster Oscal Ramos
, alumno de cuarto bachillerato.

El sueño de Léster: ir a la universidad. (Foto: George Rojas/Soy502).
El sueño de Léster: ir a la universidad. (Foto: George Rojas/Soy502).

Acerca del Colegio ENA 

A metros de la Planta San Miguel de Cementos Progreso, se ubica el Colegio Privado Enrique Novella Alvarado. Su principal objetivo es contribuir al verdadero desarrollo humano y la sana convivencia en la zona. Es una iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de Cementos Progreso para contribuir al desarrollo del país, a través de una educación de calidad y formación de líderes positivos.

En el Colegio ENA estudian no solo hijos de colaboradores de la empresa, sino también niños y jóvenes de las comunidades aledañas, para quienes se aportan becas anuales que comprenden, además de la colegiatura, transporte, uniformes, libros, útiles y seguro.

Fue en 1977 cuando se inauguró la escuelita Enrique Novella Alvarado, en San Miguel, Río Abajo, aldea El Sinaca, Sanarate, con solamente 44 alumnos. En ese entonces, fue una respuesta a la situación de crisis que dejó el terremoto del 76. Con los años, el colegio se convirtió en una de las mejores opciones educativas, a nivel departamental y nacional

Uno de los aspectos más valiosos del ENA es que acceden a dicha educación de prestigio niños y jóvenes de familias en situación de pobreza extrema. Como el caso Léster, hay unos 30 alumnos que viven la misma realidad socioeconómica.

El compromiso, el apoyo y la contención de la directora del colegio, Rita Cecilia Gálvez, y su equipo de docentes traspasa las paredes de la institución educativa. Como ella lo explica: 

Para nosotros es un compromiso y nos esforzamos muchísimo para que ellos mantengan los niveles de calidad educativa; y velamos para que sus necesidades escolares sean cubiertas
Rita Cecilia Gálvez
, directora del Colegio ENA.

RECUERDA: La escuela rural que se convirtió en uno de los mejores colegios 

¿Cuál es el objetivo de este destacado proyecto educativo? Cambiar vidas. "Que ellos trasciendan en sus familias y salgan del subdesarrollo", explica con emoción Rita. 

20 de febrero de 2017, 15:02

cerrar