El suplemento mágico que mejorará tu rendimiento físico

Andrés Fonseca lleva una dieta vegetariana, rica en proteínas de origen vegetal. El único suplemento que consume es una mezcla de proteína con harina de amaranto, cocoa y estevia. (Foto: Cortesía Andrés Fonseca)

Andrés Fonseca lleva una dieta vegetariana, rica en proteínas de origen vegetal. El único suplemento que consume es una mezcla de proteína con harina de amaranto, cocoa y estevia. (Foto: Cortesía Andrés Fonseca)

La industria de los suplementos nutricionales generó 28 billones de dólares en 2016 y se proyecta que para el 2022 ese acerca a los 45 billones, según un estudio de  Zion Market Research.

Dentro de esta categoría se incluyen las bebidas rehidratantes, vitaminas, proteínas, energéticos, quema grasas, etc. Las revistas deportivas están llenas de propaganda sobre los últimos productos que prometen beneficios inmediatos. Todo suena lindo pero el problema empieza en el mismo punto de todos los males de este planeta: la ignorancia. Estos productos vienen mayormente de Estados Unidos y la industria no es regulada por ninguna entidad ya que no son considerados "alimentos" sino solo "suplementos dietéticos".

¿Implicaciones? Para empezar no hay ninguna entidad estatal o científica validando los supuestos beneficios para la salud o el desempeño que mercadean los fabricantes sean reales. No se rigen bajo las reglas de buenas prácticas de manufactura o BPM´s que garanticen que son productos limpios de contaminantes. Tampoco hay un estudio formal para verificar los efectos a largo o mediano plazo en el organismo debido al consumo de estos productos. La FDA únicamente iniciaría un proceso de investigación si se presentan efectos adversos claros y denunciados por algún consumidor, (un poco tarde si me preguntan a mí).

Desde que me inicié en el deporte, recuerdo que las personas se mantenían en la búsqueda de píldoras mágicas para hacer que sus bíceps se pusieran enormes, quemar la grasa abdominal antes de Semana Santa, lograr su mejor marca en una maratón o ganarle a todos sus amigos de entreno en el evento del año.

Esta ansiosa búsqueda de resultados instantáneos ha sido perfectamente estudiada y por ello existen miles de productos que al leer las etiquetas suenan a magia embotellada. Se trata de una millonaria maquina mercadológica de fantasía, en ocasiones a costa de la salud de los consumidores.

Incluso cuando si algún producto llegara a incluir elementos que podrían ayudarte, los fabricantes no están obligados a indicar las porciones significativas o necesarias para que hagan un efecto. Algunos casos de problemas en la salud no aparecen en muchos medios ya que varios de estos fabricantes representan pautas significativas. Es tan fácil hacer tu propia empresa y salir al mercado que en Youtube hay algunos videos sobre el tema. Uno de los más cómicos e ilustrativos es un fragmento de un documental titulado "Biger, Faster, Stronger" que desenmascara toda esta falsedad y sus riesgos. Míralo aquí.

Al final del día, debes tener claro que NO EXISTE  un producto mágico. Mientras más beneficios aparecen en las etiquetas, más dudoso será este producto. No existe un sustituto para la alimentación personalizada proveniente de fuentes naturales de alta calidad, con opciones menos procesadas, libres de químicos, colorantes, etc.

Los resultados son consecuencia del trabajo fuerte, constante e inteligente y sobre todo, de la fortaleza mental. Cuando los atletas que entreno, especialmente los corredores, me preguntan qué suplementos comprar o me pasan el listado de todas las pastillas, polvos y demás que consumen, los enfrento con algo simple y real: les pido que recuerden la última dominical local de 10 ó 21 kilómetros que corrieron. Luego les pido que visualicen a todos esos señores (as) de más de 50 años que los pasaron zumbando desde el arranque, que recuerden a los compatriotas que estuvieron entre los primeros 20-50 de la general con tenis viejos, algunos rotos, con la piel tostada de tanto sol recibido en los entrenos sin siquiera una capa de bloqueador, sin ropa de marca ni relojes sofisticados. Luego les pido que les pregunten a ellos o que se imaginen ¿qué suplementos están consumiendo para correr tan rápido?

Más de Andrés Fonseca:

 

05 de agosto de 2017, 07:08

cerrar