El Estor: un conflicto entre la contaminación, la pesca y ¿las maras?

La situación en Izabal se agravó a partir de este sábado. (Foto: PNC)

La situación en Izabal se agravó a partir de este sábado. (Foto: PNC)

Guatemala presentó durante las últimas semanas dos conflictos activos. Por un lado, en el occidente del país, el Estado tuvo que intervenir en la región de San Marcos con la declaración del Estado de Sitio para retomar el control del área.

Y ahora no se descarta seguir el mismo proceso en el extremo oriental del país. El conflicto en El Estor se agravó este sábado durante una manifestación que se saldó con un fallecido y seis heridos de bala, además saquearon e incendiaron la casa del alcalde así como algunos algunos negocios locales.

  • RECUERDA:

El ministro de Ambiente, Sydney Samuels, uno de los interlocutores en el diálogo, anunció que van a probar “una vez más” a sentarse en una mesa de diálogo luego de salirse del proceso pacífico.

“Si bien es cierto que no se ha definido el Estado de Sitio, no se descarta”, comentó Samuels.

Por el momento la Policía Nacional Civil (PNC), está actuando de forma inmediata, mientras se busca una solución que aún se ve lejana. 

“Se va a esperar hasta que ellos quieran, pero la pugna entre los cuatro grupos de la comunidad es tremenda”, compartió el ministro.

La situación

Samuels indicó que la disputa viene desde hace tiempo e identificó a cuatro grupos involucrados.

Por un lado, están los trabajadores de la Compañía Procesadora de Níquel, subsidaria de la rusa Solway Investment Group, que están a favor de que siga operando. En su contra se encuentran los pescadores que acusan a la extractora de contaminar el lago y matar los peces con los que ellos logran sobrevivir.

En el conflicto también aparecen los pobladores y grupos criminales con integrantes con órdenes de captura. 

“Me han informado que también hay maras, entiendo que los que tienen órdenes de captura son parte de estas maras”, añadió el ministro.

El proyectil que mató a Carlos Caal ya se constató que no es de la PNC, es de los propios pobladores.
Sydney Samuels
, ministro de Ambiente

La intervención del ministerio comenzó cuando los pescadores señalaron a la empresa como causante de la contaminación del lago.

  • TE PUEDE INTERESAR:

La última mesa de diálogo tuvo lugar el 13 de mayo donde Samuels indicó que intentaron secuestrar al viceministro Alfonso Alonzo, pero finalmente se logró alcanzar un acuerdo y se pospuso para este sábado 27 de mayo donde iban a mostrar el Estudio de calidad del agua del lago y el Estudio de Impacto Ambiental de la compañía.

“Fue por influencia de alguien que les comentó que no llegaran y nos pedían que nos moviéramos al área de los enfrentamientos, pero la reunión debía ser en las instalaciones de la Autoridad del manejo del lago y Río Dulce”, detalló.

La contaminación

El Ministerio de Ambiente junto con la Universidad de San Carlos y el Ministerio de Salud realizaron el estudio de calidad del agua del lago Izabal.

Como resultado, el informe señala que no hay elementos químicos procedentes de la empresa y que la mayoría de la contaminación procede de los desechos orgánicos y de los agricultores de la cuenca del río Polochic.

Escucha las palabras del ministro:

“Se están depositando aguas negras y químicos de los agricultores de la cuenca”, comentó.

Sobre la empresa, Samuels añadió que el representante le indicó que el tratamiento del agua es interno y que no tiene ningún contacto con el lago. Aún así, el ministro viajará esta semana para verificar este proceso.

“De encontrar algo que no es adecuado por parte de la empresa, estaremos procediendo”, comentó.

La solución

El ministro añadió que en la reunión iba a presentar un plan de apoyo para los pescadores. 

  • LEE TAMBIÉN:

En el proceso se iban a ofrecer plaza de guardabosques con la posibilidad de poder reforestar algunas áreas cercanas al lago Izabal.

Además se plantea la posibilidad que apoyen en las tareas de limpieza del lago, para luego poder repoblar el lago con alevines.

29 de mayo de 2017, 19:05

cerrar