Estos son los chistes ácidos entre Hillary Clinton y Donald Trump

Tras el debate del miércoles recién pasado, los candidatos estadounidenses Hillary Clinton y Donald Trump estuvieron cara a cara en una cena benéfica en la que nuevamente se lanzaron comentarios ácidos y miradas extrañas.

Los candidatos estuvieron juntos en la cena anual Alfred E. Smith Memorial Foundation en Nueva York, en donde Trump le dijo a Clinton que “Era la primera vez que hablaba con personalidades tan importantes sin que le paguen por ello”.

Por su parte, Clinton ensalzó la caballerosidad del republicano por mandarle un vehículo para que la trasladara a la cena de esa noche, pero dijo que el vehículo era una “carroza fúnebre”.

  • LEE AQUÍ:

Los candidatos dieron sus discursos en la cena. El de Clinton fue el más largo que el de Trump, donde ambos mencionaron distintas situaciones ocurridas durante la campaña y hasta los de la noche del último debate en Las Vegas, Nevada.

Durante la cena, Clinton y Trump se sentaron muy cerca, solo estuvieron separados por el arzobispo de Nueva York, el cardenal Timothy Michael Dola. Los aspirantes a la Casa Blanca no se saludaron ni hicieron contacto visual, solo estrecharon las manos al final de la actividad. 

Al inicio del discurso, Trump causó risas, sin embargo, con el paso del discurso fue abucheado por el público al decir que su rival era “corrupta”. "Hillary es tan corrupta que la echaron de la Comisión Watergate. ¿Cuán corrupto tienes que ser para que te echen de la Comisión Watergate? Bastante corrupto” afirmó el republicano.

Además, dijo que "Aquí está esta noche, en público, fingiendo que no odia a los católicos", mientras que Clinton escuchaba junto al cardenal Dolan. 

  • ADEMÁS: 

Mientras tanto, Clinton durante su discurso lanzó ataques personales contra Trump, hizo referencia a la Estatua de la Libertad y dijo que para la mayoría de los estadounidenses simboliza la esperanza para los migrantes, para su rival es otra cosa. 

Este comentario fue en alusión a la costumbre del empresario de calificar a las mujeres en función de la belleza en escala de uno al diez. "Donald mira a la Estatua de la Libertad y ve un cuatro" afirmó la demócrata. 

Los comentarios y chistes continuaron durante toda la noche en la cena que lleva el nombre del exgobernador de Nueva York, quien fue el primer católico en recibir una nominación a presidente en 1928. 

* Con información de La Nación

21 de octubre de 2016, 13:10

cerrar