La "ética" tóxica de los "netcenteros"

Soy502 documentó el netcenter que el gobierno del Partido Patriota tuvo en el "Nivel 13" del edificio del Inguat. (Foto: Archivo Soy502)

Soy502 documentó el netcenter que el gobierno del Partido Patriota tuvo en el "Nivel 13" del edificio del Inguat. (Foto: Archivo Soy502)

Así como los virus son una amenaza para nuestra computadora, los netcenteros son una amenaza para la democracia en nuestro país.        

Los netcenteros trabajan en los net centers: los conocidos call centers que, según reportan los medios de comunicación, desde el 2011 han sido utilizados en Guatemala para crear tendencias en redes sociales a favor de candidatos a cargos públicos y de los gobiernos de turno.

Según el reciente comunicado de los Periodistas por Guatemala, hoy en día los netcenteros operan con el objetivo de desinformar a los guatemaltecos. Para lograrlo, difunden mentiras por medio del internet y las redes sociales.       

Los netcenteros tienen una “ética” tóxica formada por ideas, prácticas y hábitos que consideran importantes y que guían sus acciones.

Los netcenteros no se rigen por el valor de la civilidad que debe guiar la conducta de todo miembro de la sociedad. Los netcenteros valoran el irrespeto y la descortesía. Cuando alguien en redes sociales opina de buena fe tratando de contribuir al diálogo, los netcenteros se dedican a responder con insultos.

Por ejemplo, el otro día uno de ellos en Twitter trató de “lacra” al periodista Juan Luis Font, siendo ésta una clara falta de respeto hacia su persona pues, según la Real Academia Española, la palabra “lacra” se refiere a una “señal de … enfermedad”, a un “vicio físico o moral” o a una “persona depravada”.

Las acciones de los netcenteros demuestran que la honestidad no forma parte de su brújula moral. Los netcenteros valoran la deshonestidad. En sus mensajes en redes sociales se la pasan difundiendo falsedades. Por ejemplo, la semana pasada, días después que los Periodistas por Guatemala solicitaran al Ministerio Publico (MP) y a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) investigar a los net centers, varios netcenteros publicaron en Twitter que estos periodistas habían solicitado al MP y a la CICIG “intervenir las publicaciones en redes sociales”, lo cual es evidentemente falso.        

Los netcenteros son una amenaza para la democracia en nuestro país. Con su falta de respeto y descortesía, no contribuyen al intercambio civil de ideas y opiniones que tan necesario es para la vitalidad y productividad de nuestra democracia. Con sus mentiras, los netcenteros buscan desinformar y así socavar la democracia pues saben que el éxito de la misma depende de una ciudadanía bien informada. 

¡Tengamos cuidado! No dejemos que los netcenteros nos infecten con su “ética” tóxica. 

Más de Hugo Asencio Aragón:

14 de noviembre de 2017, 05:11

cerrar