Un exjugador del Real Madrid confiesa: "Tomaba y fumaba hasta caerme"

En 2006, Cicinho llegó al Real Madrid como un prometedor lateral derecho. Tenía 26 años y había sido un titular destacado en el Atlético Mineiro y en el Sao Paulo. Sin embargo, se encontró con uno de los entrenadores más talentosos y exigentes del mundo: Fabio Capello

Con Capello, las fiestas no existen. Tampoco los desvelos ni las hamburguesas, y seguramente eso no funcionó con Cicinho, que después de 26 partidos con el Real Madrid fichó por la Roma. Allí jugó más (62 partidos), pero salió cedido al Sao Paulo y al Villarreal porque no cumplió con las expectativas. 

En 2012, después de varios años de irregularidad en Europa, volvió a Brasil para jugar con el Sport Recife, que solo una temporada después lo vendió al Sivasspor turco, en donde juega actualmente, y acumula 90 partidos. 

Hoy día, con mucha más regularidad en el equipo de la ciudad de Sivas, Cicinho confesó cómo su prometedora carrera decayó tanto. El brasileño, de 36 años, habló en una entrevista para la cadena ESPN Brasil. 

“Soy un tipo que no puede tomar una o dos copas, tengo que beber hasta caerme”, dice. Además, cuenta que mientras más avanzaba su carrera futbolística, más bebía.

 

“Me dijeron que me iba a morir. Fumaba dos paquetes de tabaco al día, ¿cómo iba a correr 90 minutos?”, confesó. El brasileño también habló sobre la gran cantidad que podía beber en una noche. 

“Una vez me tomé 18 caipirinhas (un cóctel típico de Brasil) y 14 cervezas. Ese día tuve un encuentro con Dios”, asegura. 

En la entrevista, que saldrá esta semana en su totalidad, Cicinho también criticó a la selección brasileña, que atraviesa un mal momento: “¡A los jugadores solo les preocupan las selfies!”, reclama. “Hoy en día veo jugadores que piden no jugar la Copa América, ¡eso no puede ser!”, concluye.

01 de agosto de 2016, 07:08

cerrar