¿La familia importa?

La familia es el primer referente y refugio de los niños. (Foto: Agencia)

La familia es el primer referente y refugio de los niños. (Foto: Agencia)

Quiero empezar recordando que el Estado se funda sobre las familias que lo conforman. Por lo tanto, podemos decir que sin familia no hay sociedad.

Partiendo de esta premisa fundamental podemos afirmar que la familia sí importa en la sociedad. Es la primera comunidad de la que toda persona forma parte y en la que aprenderá valores de justicia, equidad, solidaridad y honestidad, valores que Guatemala necesita urgentemente fomentar en sus ciudadanos.

Tanto el padre como la madre, de una manera distinta y a la vez complementaria, aportan elementos indispensables para lograr que toda persona desarrolle su completo potencial a nivel afectivo, psicológico, mental, físico y espiritual. Por eso, fomentar esta estructura familiar es un bien necesario para el desarrollo integral de la persona y, como tal, debe de ser fortalecida y promovida si buscamos alcanzar un desarrollo verdaderamente sostenible.

Cuando la familia se enferma, la sociedad y los países se enferman. Su debilitamiento incide directamente en problemas sociales que todos conocemos: desintegración familiar, migración, corrupción, incremento de violencia, pobreza, entre otros.

Es por eso que el bienestar de la persona depende de la protección que se le brinde a la familia. La familia construida sobre la base del matrimonio entre hombre y mujer provee el entorno ideal para que la persona se desarrolle de manera integral y sea capaz de replicar conductas positivas y construir relaciones fuertes y duraderas.  

Un estudio de la Universidad de Texas sobre las diferentes estructuras familiares ha demostrado que los logros de educación de un niño y su éxito en el largo plazo dependen, principalmente, del hecho de ser criado en el seno de una estructura familiar intacta: una compuesta por una madre y un padre.

Del mismo modo podemos afirmar que el matrimonio entre un hombre y una mujer es una fuente de seguridad financiera y de crecimiento económico, ya que genera un impacto sobre el capital humano, social y moral.

Está comprobado que estructuras diferentes tienen resultados distintos. Familias cuya base es la unión matrimonial entre un hombre y una mujer, tienen mejores índices de riqueza, menores índices de deserción escolar, violencia sexual y violencia intrafamiliar.

El Estado no está para regular afectos y atracciones, regula el matrimonio porque cumple funciones sociales estratégicas.

No podemos negar que en Guatemala existen diferentes estructuras familiares. Reconozco el esfuerzo de familias en donde hay una madre o un padre soltero, hijos abandonados, abuelos que crían a sus nietos. Sin embargo el Estado debe velar por el desarrollo pleno de la persona y es por eso que debe fomentar y promover la estructura familiar que es más beneficiosa para la sociedad y la persona, especielamente para los niños.

Donde no llegan gobiernos o iniciativas privadas, llega la familia, razón por la cual debe dársele a la institución familiar la importancia que merece. 

* Mónica Marín pertenece a la Asociación la Familia Importa

Las opiniones publicadas en las columnas son responsabilidad de su autor, no de Soy502

07 de julio de 2017, 05:07

cerrar