El fiscal que reúne útiles escolares para los niños de Baja Verapaz

Un carro chocó. Era 2008. Andrei Gonzáles, técnico en escenas de crimen, viajaba en el vehículo en dirección a Cobán, Alta Verapaz. No llegó a su destino y debido a las lesiones, en medio de carencias fue atendido en un centro de salud de Purulhá, Baja Verapaz. 

Casi diez años después e integrado a la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), la unidad más importante del Ministerio Público (MP), decidió reunir útiles escolares para los niños de ese municipio, para retribuir así la ayuda que recibió cuando estaba herido.

Andrei González es el fiscal a cargo del caso Aceros de Guatemala, una investigación que reveló una supuesta estructura delincuencial conformada por autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria.

El fiscal llegó hasta Purulhá para entregar los útiles escolares a los niños de la biblioteca. (Foto: cortesía Andrei González)
El fiscal llegó hasta Purulhá para entregar los útiles escolares a los niños de la biblioteca. (Foto: cortesía Andrei González)

Y fue en ese mismo caso que Andrei González encontró una forma de beneficiar a la Biblioteca Bernardo Lemus, de Purulhá, que cada año busca útiles escolares para los niños de ese municipio, y también los alimenta.

El fiscal solicitó que Aceros de Guatemala donara 100 mil quetzales a esta biblioteca como parte de una sanción que dictaría una judicatura, la cual aceptó la petición y ordenó que lo hiciera inmediatamente.

"Hay muchos niños en Purulhá que no tienen acceso a la educación, un derecho constitucional que todos tenemos, una obligación del Estado, pero desafortunadamente por tanta corrupción y casos de impunidad se les ha vedado el derecho de tener una educación digna", lamenta el fiscal. 

  • LEE TAMBIÉN:

El monto fue entregado hace diez meses, pero Andrei González, buscaría una nueva forma de ayudar a la biblioteca. En los pasillos de la fiscalía más reconocida del país hubo una caja de cartón con libros, cuadernos, crayones y lápices desde los primeros días de diciembre. Eran los útiles escolares recolectados para la Biblioteca Bernardo Lemus.

"Fui criado en una aldea en Jutiapa, por eso conozco de cerca las carencias de lugares lejanos como este", comenta el fiscal. 

El sábado 16 de diciembre, una semana antes de Navidad, fue el día que Andrei González viajó hacia Purulhá para entregar todo lo que reunió en la oficina donde labora. Las donaciones no fueron hechas solo por trabajadores de la FECI, sino también por personal de otras unidades. 

"Es el primer año que hacemos esto, espero que siga, que quede como una tradición", dice con alegría Andrei González.

30 de diciembre de 2017, 06:12

cerrar