La fórmula para eliminar la desigualdad, la violencia y la corrupción

Sergio Fajardo fue alcalde de Medellín y gobernador del Estado de Antioquia en su natal Colombia. Durante ese tiempo fue nombrado el mejor alcalde de ese país sudamericano y en dos ocasiones figuró cómo el personaje del año. ¿Qué hizo?, incrementó notablemente los índices de desarrollo humano en tiempo récord reduciendo la desigualdad, la violencia y la cultura de la ilegalidad. 

Durante el Encuentro Nacional de Empresarios (ENADE) 2016 celebrado este jueves en la Ciudad de Guatemala, el cual reunió a cientos de empresarios, Fajardo dio una charla sobre cómo desarrollar ciudades sin violencia, corrupción y desigualdad. Basado en su experiencia en Medellín compartió una “receta” para que las ciudades en Guatemala hagan lo mismo. 

A continuación la fórmula de Sergio Fajardo para reducir la desigualdad, la violencia y la corrupción: 

Entender la pobreza

El primer punto, según explicó Fajardo durante su charla, es entender qué es lo que piensa una persona que vive en la pobreza y para hacerlo cuenta la metáfora de “La pared y la puerta”.

“Las personas que viven en la pobreza ven una pared, que es la desigualdad, y saben que del otro lado están las oportunidades. Ellos pueden optar por utilizar una puerta, la de la ilegalidad y la violencia, para llegar a esas oportunidades si el muro es muy alto. No obstante, es nuestro deber como funcionarios públicos el reducir el tamaño de la puerta de la ilegalidad, mientras colocamos otras puertas para que las personas lleguen a las oportunidades”, cuenta. 

Muchas de las políticas públicas a veces se olvidan de ver la perspectiva de las personas que viven en desigualdad. Se diseñan pensando que todos nacimos con oportunidades, pero eso no es verdad.
Sergio Fajardo
, Exgobernador de Antioquia

Apostar por la educación

“Sin educación no hay oportunidades”, sentencia el colombiano. Considera que hay que invertir en la cultura, la educación y formación de capacidades en las comunidades, pues son poderosos catalizadores para la transformación. 

Contó que mientras fue gobernador de Antioquia invirtió en la construcción de escuelas, mejoró mucho la infraestructura de los centros educativos y centros culturales, concentrándose especialmente en las comunidades más pobres y marginales. Se esforzó para que estos edificios fueran diseñados por renombrados arquitectos y que sus acabados fueran de primera porque “una madre de escasos recursos tiene el mismo derecho a que su hijo sea educado en un colegio que tenga instalaciones tan buenas como el mejor colegio privado”.

Empoderar a la comunidad

“Lo peor que se puede hacer es hacer algo y después llamar a la comunidad para que vean lo que les hicimos”, dice Fajardo. Para él está claro que es necesario involucrar a la comunidad en cada paso del proceso y empoderarla. 

  • TE PUEDE INTERESAR:

“Es totalmente diferente el construir una escuela y el edificar un centro en donde los miembros de una comunidad se encuentren”, comenta. Dice que es muy importante el que la escuela o centro cultural sea visto como un símbolo de superación y fuerza. 

07 de octubre de 2016, 12:10

cerrar