Fotografía rompe el silencio acerca de un difícil síndrome

Una joven tomó una foto que trata de lo que ninguna madre quiere hablar. (Foto: Kathy DiVicenzo)

Una joven tomó una foto que trata de lo que ninguna madre quiere hablar. (Foto: Kathy DiVicenzo)

La joven Kathy DiVicenzo se atrevió a lidiar, por medio de dos fotografías subidas a sus redes sociales, con un síndrome del que nadie quiere hablar. 

Se trata de la depresión posparto, un mal que afecta a una de cada nueve madres, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.  

En la primera imagen, Kathy aparece vestida con un top deportivo y un pantalón, sin peinarse. Ella y sus dos niños están en un cuarto de juegos desordenado. La expresión de la madre manifiesta cansancio y tristeza. 

En la segunda fotografía, la mujer disfruta tiempo con su hija en una habitación ordenada. Su hijo está recostado en una colchoneta, sonriendo para la cámara. 

  • ADEMÁS

Junto a ellas un texto explica: 

"La verdad es que estas dos imágenes representan mi vida dependiendo del día.  Sin embargo yo solo compartiría una de estas realidades cómodamente y ese es el problema. Lo único más agotador que padecer estas situaciones es fingir diariamente que no lo hago". 

"Temo que pensarás que soy débil, loca, una madre terrible o el otro millón de cosas con las que mi mente me trata de convencer, pero sé que no estoy sola en esos pensamientos".  

DiVicenzo desea evidenciar que el síndrome de depresión posparto es más común de lo que se cree. Este trastorno afecta el estado de ánimo de a las mujeres luego de dar a luz.

Los expertos aseguran que esto ocurre por una mezcla de factores físicos y emocionales. 

Reconoce los síntomas: 

1. Sentirse triste, sin esperanza, vacía o abrumada.

2. Llorar sin razón aparente.

3. Preocuparse o sentirse demasiado ansiosa.

4. Mal humor, irritabilidad o inquietud.

5. Dormir demasiado o ser incapaz de dormir, incluso cuando el bebé está dormido.

6. Dificultad para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones.

7.  Experimentar ira o rabia.

8. Perder interés en actividades que son generalmente agradables.

9.  Dolores de cabeza, problemas estomacales y musculares. 

10. Comer poco o mucho. 

11. Evitar a amigos y familiares. 

12. Problemas de apego emocional con el bebé. 

13. Dudar de la capacidad para cuidar del recién nacido. 

14. Pensar en dañar al bebé o a sí misma. 

Con información de Infobae. 

02 de junio de 2017, 09:06

cerrar