Una fuga que habría implicado medio millón de quetzales

Roberto Barreda es el principal sospechoso de la desaparición y muerte de su esposa Cristina Siekavizza. (Foto: Jorge Sente/Soy502) 

Roberto Barreda es el principal sospechoso de la desaparición y muerte de su esposa Cristina Siekavizza. (Foto: Jorge Sente/Soy502) 

Roberto Barreda, el principal sospechoso de la desaparición y aparente muerte de su esposa Cristina Siekavizza, habría invertido en su fuga al menos medio millón de quetzales, según se conoció durante el primer día de la audiencia, en la cual el Ministerio Público (MP) solicitó que enfrente juicio por los delitos de femicidio, obstrucción a la justicia y maltrato a menores.

El fiscal explicó que el 3 de agosto de 2011, día que Barreda huyó junto a sus hijos Roberto José y María Mercedes, fue a una agencia bancaria de la zona 10 acompañado de su padre Roberto Barreda Valenzuela, y después de realizar varias transacciones retiraron un monto de 456 mil 579 quetzales. “Los movimientos se efectuaron para financiar la fuga”, dijo el fiscal.

En una foto del recuerdo, Cristina aparece junto a sus hijos y su mamá Angelis de Siekavizza. (Foto: Archivo/Soy502)
En una foto del recuerdo, Cristina aparece junto a sus hijos y su mamá Angelis de Siekavizza. (Foto: Archivo/Soy502)

Barreda se dio a la fuga dos veces. La primera vez fue el 20 de julio de 2011, ese día se fue solo; la segunda y definitiva vez ocurrió el 3 de agosto, cuando se llevó a los niños.

La fuga a paso a paso

Intento de fuga

El 20 de julio de 2011 Roberto Barreda llama a su cuñado Joaquín Flores, le pide que localice a Demetrio Saturnino Hernández, conocido como “D”. En la conversación se escucha decir a Barreda: “Decile a don D si puede llegar a la casa”.

El MP explicó que Hernández facilitó el primer vehículo en el que Barrera huyó; “D” era conocido de Beatriz Ofelia de León, ya que había laborado para ella durante el período que ejerció como presidenta del Organismo Judicial (OJ).

El 21 de julio, en una llamada entre Beatriz Ofelia y Joaquín Flores, De León dice que “regresará, (pero) no está fácil”. Esa conversación es importante, dijo el fiscal, porque revela que sabían de la fuga y del regreso del esposo de Siekavizza.

El MP presentó otra llamada del 22 de julio de 2011 entre Joaquín Flores y Demetrio Hernández. La comunicación fue para informar que Barreda “regresaría”. Hernández le dijo “qué alegre por los señores, usted”.

El 23 de julio, Roberto Barreda retorna. El padre de Roberto Barreda le habló a Joaquín Flores por la noche. En la interceptación presentada en la audiencia se escucha cómo el padre de Barreda le dice a Flores: “Estoy aquí esperando a aquel cuate. ¿No lo puede llamar usted? Es que no me entra la llamada y ya son las 20 horas”.

El fiscal consideró que Flores sirvió de enlace entre Roberto Barreda y su papá, que lo esperaba a su regreso. “Es el momento en que retorna después del primer intento de darse a la  fuga durante tres días”, indica el fiscal.

Para sustentar esta teoría el MP cuenta con el testimonio de Carlos Mauricio Siekavizza Girón, quien declaró que Roberto Barreda permaneció desaparecido inexplicablemente del 21 al 23 de julio.

En su testimonio Siekavizza Girón también asegura que habló con Barreda y que este se justificó diciendo que por el estrés permaneció en el spa del Club San Isidro.

Barreda le habría dicho a Siekavizza: “si me agarran no la van a encontrar y entonces los niños se van a quedar sin papá y sin mamá”.

El 24 de julio, un día después que regresó de su frustrada fuga, Roberto Barreda mandó a lavar el vehículo donde habría transportado el cuerpo de Cristina.

Fuga definitiva

El padre de Roberto Barreda cobró un cheque por 23 mil quetzales. Era una devolución que se realizaba por la compra de materiales. “Esto con el propósito de agenciarse de fondos para financiar la fuga”, agregó el fiscal.

El 27 de julio Barreda obtiene visa mexicana para él y para sus hijos.

Roberto José y María Mercedes tenían 7 y 3 años cuando ocurrieron los hechos.
Roberto José y María Mercedes tenían 7 y 3 años cuando ocurrieron los hechos.

El 31 de julio se activa la alerta Alba Keneth a favor de los hijos de la pareja.

La PGN entrevistó a los niños, situación que preocupó a Barreda: “Lo que quiero es sacarlos de aquí”, dijo Barreda a un familiar a quien le pidió ayuda.

El 3 de agosto a las 12 horas, Roberto Barreda y su padre retiran más de 456 mil quetzales. “El dinero serviría para financiar la fuga”, explicó el fiscal.

El 3 de agosto a las 18 horas, Barreda sale junto a Roberto José y María Mercedes de la residencia de Campos de San Isidro “procede a darse a la fuga” rumbo a México, narró el fiscal.

27 de noviembre de 2015, 11:11

cerrar