El gana-gana entre Arjona y CNN

La mayoría de nosotros sabe que a Ricardo Arjona no le gustan mucho las entrevistas, y la más reciente que tuvo con Camilo Egaña para CNN lo confirmó. Yo no me siento en la disposición moral para señalar si estuvo bien o mal cómo reaccionó. Me llama más la atención el revuelo que provocó, no solo en Guatemala, sino a nivel latinoamericano.

Fue tan positiva la respuesta a favor de Arjona que hasta se podría pensar que todo fue planeado. Es decir, un gana-gana en conjunto con CNN. Me explico.

Desde la salida de Ismael Cala en el espacio que ocupa Camilo Egaña, pareciera (porque no conozco las cifras de audiencia) que el rating cayó. Es fácil suponerlo, empezando por decir que Cala despierta admiración en toda Latinoamérica, porque es un modelo a seguir en el competitivo mercado de Estados Unidos. Sus libros se agotan y sus conferencias se llenan con personas que se inspiran en él para alcanzar el éxito a punta de talento.

El mundo hispano era capaz de hacer una larga fila para aparecer en su programa de CNN. Por ejemplo, en la pasada campaña electoral de Guatemala, en que varios candidatos desfilaron por ahí.

No, yo no soy admirador de Cala, pero reconozco que tiene talento, especialmente para entrevistar. Fue una de las razones del éxito en la renovación de CNN en español a finales de 2010 y su salida fue un duro golpe para la cadena. Sobre todo porque Camilo, el sucesor en ese mismo espacio, no le ha llegado ni a los tobillos.

Habría que recordar, además, que actualmente que CNN sufre de un tenso ambiente con el actual presidente Trump, ya que fue “incluido” dentro de su listado de los que, al parecer, difundieron “fake news” para hacer creer a los votantes de que Hillary Clinton encabezaba las encuestas.

Por su parte, Arjona está promocionando su nuevo disco y sus giras. Él no necesita presentación en ninguna parte y tiene fans capaces de llenar todos sus conciertos, aunque también tiene muchos críticos. A pesar de ello, no cabe duda de que es uno de los artistas más rentables de Latinoamérica.

En Guatemala, muchos lo critican por haberse ido del país y por aparentar un acento argentino. En otros países, también lo señalan negativamente por sus letras con metáforas fáciles. Pero no cabe ninguna duda de que estas críticas se quedan cortas ante el tremendo éxito que tiene. Solo para hacer una analogía, Iván Gallo, el periodista colombiano que fue citado por Camilo Egaña, tiene poco más de 1,300 seguidores en Twitter, mientras que Arjona casi llega a 8 millones.

Pero, para retomar mi idea del gana-gana entre Arjona y CNN, me agrada pensar que con esta acción Arjona se sigue manteniendo esa imagen como el cantautor independiente y que no permite que lo manipulen, sin importarle qué dice la crítica sobre su trabajo. Y, por su parte, CNN en Español ahora tiene una excusa para reemplazar a Camilo Egaña, a quien simplemente le quedó enorme el espacio que le dejó Cala.