Inicia la Copa Centroamericana que Guatemala mirará por la televisión

La Copa Centroamericana 2017 inicia este viernes 13 de enero en Ciudad de Panamá. A diferencia de en ediciones anteriores, solamente habrá seis participantes en el torneo, quienes jugarán en un formato de todos contra todos; ya no habrá semifinales ni gran final. La última fecha se disputará el domigno 22 de este mismo mes.

Guatemala, vigente subcampeona, es la gran ausente debido a la suspensión impuesta por FIFA, derivada de la negativa de los 21 representantes de Asofut, Primera División y dos clubes de Liga Nacional. Esto, además, provocará que no se pueda asistir a la próxima Copa de Oro, pues no se tendrá oportunidad de buscar una clasificación en la competencia centroamericana.

¿Por qué no participará la Azul y Blanco?

Todo comenzó con la captura de Brayan Jiménez, quien hasta finales del 2015 fuera presidente de la Fedefutbol de Guatemala y que fue implicado en el escándalo de corrupción de la FIFA. Aunque actualmente el exdirigente espera juicio en Estados Unidos junto a su compañero de fórmula, Héctor Trujillo, lo ocurrido fue el catalizador de un verdadero desastre.

  • LEE TAMBIÉN:

Luego vino el intento de Milton Mendoza, Fernando Gómez y Noé García, todos compañeros en el Comité Ejecutivo de Jiménez y Trujillo, por mantenerse al frente de la federación. Al final debieron renunciar a sus cargos para dar paso a un Comié de Regularización nombrado por FIFA. Los puestos fueron ocupados por Adela Camacho de Torrebiarte, Stuardo Ralón, Juan Carlos Barragán, Hugo Maúl y Roberto Aldana.

Los miembros de la asamblea se mostraron reacios a los cambios tras la captura de Jiménez y es claro que siempre hubo desacuerdo con el nombramiento del Comité de Regularización. Eso y el poco acercamiento que hubo de la comitiva interina desembocaron en que no se pudieran cumplir los plazos establecidos por FIFA, que en principio pretendía que todo se resolviera el 30 de septiembre de 2016.

La negativa a trabajar en los cambios de estatutos, una demanda en el Tribunal de Honor de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) y que FIFA ampliara el mandato del Comité de Regularización confirmaron el peor escenario.

  • ADEMÁS:

Tras la oposición de los asambleístas a cambiar las normas, que comtemplan un nuevo padrón electoral, más democrático y un poco menos proclive a la corrupción, los 21 representantes de las asociaciones departamentales (quienes dejan de ser mayoría con las enmiendas); los delegados de la Liga Primera División, liderados por los hermanos Carlos y Jorge Mario Véliz; Irasema Meléndez (presidenta del Club Cobán Imperial) y Rafael Arreaga (mandatario de Antigua GFC) no cambiaron su postura y la FIFA decidió suspender al fútbol nacional.

Otro de los detonantes que aceleraron la suspensión fue la demanda impuesta por cuatro futbolistas de Antigua GFC inhabilitados por dopaje, la cual fue aceptada por el Tribunal de Honor de la CDAG. Debido a este trámite se retrasaron por más de dos meses los cambios en la Fedefutbol, entre los que se pretendía realizar las reformas a los estatutos y convocar a elección de nuevas autoridades.

A fin de cuentas el Tribunal de Honor sancionó a los miembros del Comité de Regularización, sin embargo la Asamblea de la CDAG dejó sin efecto lo actuado por dicho ente colegiado.

  • LA HISTORIA: 

Pese a las constantes adevertencias de FIFA, los miembros de la asamblea de la Fedefutbol no acataron las disposiciones y fue el 28 de octubre de 2016 cuando se oficilizó la suspensión. El castigo implica que ninguna selección nacional (mayor y juvenil) o club pueda competir internacionalmente, ni siquiera disputar partidos amistosos contra representantes de otro país.

¿Qué debe pasar para volver a ser reconocidos por FIFA?

La solución no se ve cercana, ya que se tienen que cumplir cuatro procedimientos. Primero, que el Congreso de la República apruebe enmiendas a la Ley Nacional de Deporte, la Cultura Física y la Recreación; de esta manera, se podrán avalar los nuevos estatutos de la Fedefutbol que ampliarán el padrón de 48 a 75 votantes, donde se incluye a representantes de futbolistas, árbitros, entrenadores y al fútbol de playa.

Esta será la segunda ocasión en la que la Bicolor guatemalteca no estará en la Copa Centroamericana, la primera fue en 1993 en la gestión de Héctor Loaiza como presidente de la Fedefut, quien por decisión propia, decidió no participar, un error que aun sigue pasando factura al balompié nacional

El tercer paso sería la elección de nuevos comités ejecutivos de las Ligas Federadas (Liga Nacional, Primera División, Segunda y Tercera, Futsal, Fútbol Femenino y Fútbol Playa) y de nuevos representantes de las asociaciones departamentales.

El último y más lejano será la elección de la nuevas autoridades, donde el Comité de Regularización deberá de fungir como Tribunal Electoral en lugar de TEDEFE (esto siempre y cuando el Congreso apruebe las enmiendas a la Ley de Deportes). Mientras todo lo anterior se cumple, el fútbol guatemalteco sigue perdiendo y el castigo inmediato son, como mínimo, dos años fuera de toda actividad internacional.

13 de enero de 2017, 06:01

cerrar