La guatemalteca que vivió en Disneyland una niñez llena de fantasía

Su nombre es Alexandra de Corzo, tiene 71 años y es una guatemalteca que vivió una infancia de fantasía, de cuento de hadas y diversión, una infancia en Disneylandia.

Los padres de Alex, como la llaman sus amigos y familiares, se separaron cuando ella era muy pequeña. Luego su madre Marta, conoció a Jeff un hombre estadounidense que tenía una venta de producto típico en una tienda de la zona 9 capitalina, lugar donde un día entró Willard Tressel un hombre que venía de Disney y que estaba en busca de productos originales para poner en un nuevo parque que abrirían en California llamado Disneyland.

  • MIRA EL VIDEO MÁS ABAJO...

“Mi mamá y su esposo lo primero que dijeron fue: ¿y eso qué es y de que se trata?”, afirma Alex quien recuerda con mucha nostalgia sus años en el parque de diversiones. 

Luego de explicarles de que se trataba y convencerlos de ser parte del nuevo proyecto que estaba creando el señor Walt Disney, los padres de Alex deciden aventurarse y viajar en 1955 rumbo a Estados Unidos y abrir “Guatemalan Weavers”, una tienda donde venderían producto cien por ciento guatemalteco, como faldas típicas, sombreros, fajas, chales, collares, etc.

En septiembre de ese mismo año, Alex a los 10 años y sus dos hermanos mayores emprendieron el vuelo hacia lo que sería su segundo hogar, Disneylandia un lugar lleno de fantasía, donde conocerían a sus personajes favoritos como al mismo Mickey Mouse, el primer y original Zorro, entre otros.

“Lo que más me impactó fue conocer a los Mosqueteros originales, montar las carrozas, elefantes, trenes, barcos, etcétera y poder disfrutar de los juegos y actividades gratis ya que era la única niña que podía estar detrás de los escenarios y conocer a los personajes tal y como son en realidad”, afirma Corzo quien ahora se dedica a dar clases como maestra de inglés en La Antigua Guatemala, lugar en donde vive.

Yo vivía en una fantasía, era parte de los desfiles y saludaba como que era parte de los personajes
Alex de Corzo

El mismo Walt Disney llegaba a la tienda de sus papas, “era un hombre muy sencillo, con sus trajes, chalecos, corbatín y sus distinguidos bigotes, llegaba a ver la tienda y platicar con nosotros que ya eramos parte de un gran familia”, afirma Alex quien ha decidido contar su historia que en su momento lo vivió como algo normal y que con los años se dio cuenta que era la única guatemalteca que había vivido en un parque de Disney.

Yo visitaba Disneyland todos los fines de semana de 8 de la mañana a 8 de la noche
Alex de Corzo

En 1975 Disneyland ya no renovó los contratos de ninguna tienda ya que decidió ser dueño de todas las tiendas internas de los parques. Pero los 20 años de aventuras quedarían en la memoria de Alex para toda la vida y poder contar su experiencia llena de emoción y mucho aprendizaje.

  • Mira aquí el video:

Alex ya había regresado a Guatemala unos años antes debido a que conoció al amor de su vida, Otto Corzo mientras trabajaba como guía turística debido a su buen inglés, su hospitalidad y servicio en Clark Tour con quien tuvo dos hijas y con quien vive actualmente en una casa llena de muchos recuerdos.

16 de octubre de 2016, 08:10

cerrar