Guía práctica para cumplir los propósitos de Año Nuevo

El inicio de un nuevo año siempre nos encuentra con una lista de promesas a nosotros mismos. ¡El reto es encontrar un método para cumplirlas!

El inicio de un nuevo año siempre nos encuentra con una lista de promesas a nosotros mismos. ¡El reto es encontrar un método para cumplirlas!

De buenas intenciones está empedrado el camino al infierno y las listas de propósitos de Año Nuevo son un buen ejemplo: muchas se quedan en una enumeración de aspiraciones que se olvida después de los primeros días de enero. Para que esto no te suceda en 2014, Soy502 te da 10 consejos para cumplir tus metas este año.

1. Establece prioridades

Si haces una lista con 20 elementos lo más probable es que no consigas avanzar en ninguno. Te recomendamos enfocarte en aquellos propósitos que sean más importantes para tí, los que según el momento en el que te encuentres, redunden en una mejor calidad de vida. Siempre puedes comenzar haciendo una lista larga con todas las cosas que te gustaría realizar, pero elige tres que te apasionen y sean verdaderamente relevantes para tí. 

Haz una lista larga pero elige tres prioridades y concéntrate en ellas.
Haz una lista larga pero elige tres prioridades y concéntrate en ellas.

2. Sé específico

Una vez hayas elegido tus propósitos prioritarios, conviértelos en metas concretas, específicas y medibles. Un error común de las listas de intenciones de Año Nuevo es que pueden contener deseos ambiguos y poco definidos. Por ejemplo, si dices que quieres "ser mejor persona", no sería raro de que te quedes en el arranque. En cambio, si eliges una fundación para hacer voluntariado con una periodicidad determinada (una vez a la semana o una vez al mes) te será más fácil enfocarte. Si lo que quieres es mejorar la relación con tu pareja, no lo enuncies de esa manera tan abstracta: establece una actividad que ambos puedan realizar en conjunto y con regularidad, como reservar una noche para ver películas o tomar una clase de baile juntos.

3. Sé realista con el presupuesto

En las empresas o las instituciones, los planes serios tienen una expresión presupuestaria. Ya sea que quieras hacer una maestría, pagarte un curso de francés o ahorrar un porcentaje de tus ingresos, el propósito se reflejará en tus finanzas. Hacer un presupuesto detallado siempre es una buena idea, pero te ayudará a determinar de cuánto dinero dispones para concretar tus metas.

Hay varias tácticas para ahorrar: encuentra una que te permita al menos acumular una gota pequeña pero constante. (Foto Jesús Alonso/Soy502).
Hay varias tácticas para ahorrar: encuentra una que te permita al menos acumular una gota pequeña pero constante. (Foto Jesús Alonso/Soy502).

Si lo que quieres es ahorrar, examina en qué gastas y cómo lo haces para definir tácticas concretas: por ejemplo dejar tu tarjeta de crédito en casa o planificar tus menús y llevar comida al trabajo en vez de comprarla. También puedes averiguar con tu banco si hay algún programa de ahorro automático que te convenga. Recuerda que ahorrar un monto que quizá no te parezca alto pero que será constante: entre 5 y 10% de tu salario es razonable.

4. Sé realista con el tiempo

Muchos de los propósitos de Año Nuevo se abandonan con la excusa de que nos falta tiempo. Como bien sabes, el tiempo es el recurso más precioso de todos porque pasa y ya no se recupera. Para conseguir lo que quieres debes optimizar tu horario y hacer el tiempo para lograr aquello que quieres. Si en tu lista del 2014 figura ejercitarte en algún deporte, una de las clásicas metas incumplidas, convierte ese propósito en una rutina asequible para tí: lo importante es que sea constante.

Perdemos mucho tiempo durante el día. Organízate para aprovechar esos espacios muertos o que ocupas en asuntos intrascendentes. (Foto Jesús Alfonso/Soy502)
Perdemos mucho tiempo durante el día. Organízate para aprovechar esos espacios muertos o que ocupas en asuntos intrascendentes. (Foto Jesús Alfonso/Soy502)

5. Ponte metas intermedias

Si puedes definir metas intermedias en la consecución de tus planes, no dudes en hacerlo. Es más fácil visualizar tus propósitos como pequeños retos diarios que son parte de un proceso que te permitirán, a la postre, conquistar una odisea de un año completo. Si quieres perder peso de manera duradera, cambiando tus hábitos alimenticios y tu actividad física, es preferible trazarte un plan de largo plazo que hacer una dieta de shock. Si quieres correr una media maratón, busca un plan que te permita incrementar distancias gradualmente y celebra cuando llegues a kilometrajes emblemáticos, como 5, 10 y 15. 

6. Visualiza tus propósitos

Si puedes ver tus metas, te será más fácil permanecer enfocado en ellas. Hay muchas formas de mantener tus propósitos en el campo visual. Una de las más comunes es conseguir un corcho donde podrás colocar recortes o letreros de aquello que ambicionas lograr. Si quieres comprar un carro, pon la foto. Si quieres bajar de peso, imprime el número de libras de las que quieres deshacerte. Si quieres mejorar tu figura, pon la foto de alguien que tenga un cuerpo similar al que tú quieres. Tú sabrás en dónde es más efectivo mantener los recordatorios: ya sea en un corcho en tu oficina, en la puerta de tu refrigerador o en una esquina del espejo. 

Pon un corcho en tu oficina o en tu casa y llénalo con recortes o letreros que te recuerden tus resoluciones, como podría ser correr 21k o ahorrar para el enganche de tu carro. (Foto Jesús Alfonso/Soy502).
Pon un corcho en tu oficina o en tu casa y llénalo con recortes o letreros que te recuerden tus resoluciones, como podría ser correr 21k o ahorrar para el enganche de tu carro. (Foto Jesús Alfonso/Soy502).

7. Dimensiona los beneficios

Las metas demasiado ambiciosas, sin mucha conexión con un auténtico crecimiento personal o profesional, son algunas de las que más se abandonan.  Si te propones "subir el Everest" y no eres el atleta Juan Carlos Sagastume, probablemente no pasa nada si no lo logras. A la hora de elegir tus propósitos resulta imprescindible tener presente el fin último que persigues. Si quieres dejar de fumar, busca la incidencia de cáncer de pulmón en fumadores y pon ese porcentaje donde lo puedas ver todos los días. Si quieres ahorrar, ya sea porque quieres hacer un viaje soñado o enganchar un carro o una propiedad, encuentra la forma de recordarte cuál es el fin último que persigues.

8. Busca aliados

Rodearte de personas que te apoyen e impulsen a alcanzar tus objetivos te ayudará  a alcanzar tus propósitos del año. Por ejemplo, si lo que buscas este año es sumarte a los cientos de corredores que ahora se ven por las madrugadas y tardes en las calles de la ciudad, lo mejor que puedes hacer es unirte a un grupo de entreno: existen varios, con diferentes horarios y recorridos. Si por el contrario tu inquietud es más intelectual y quieres leer por lo menos un libro al mes, será más enriquecedor y divertido si lo haces uniéndolte a un club de lectura

En grupo es más fácil casi todo. Si entre tus propósitos está empezar a correr, en la Fraternidad de Corredores de Guatemala puedes encontrar a diferentes grupos de entreno para corredores. (Foto: Facebook Fraternidad de Corredores)
En grupo es más fácil casi todo. Si entre tus propósitos está empezar a correr, en la Fraternidad de Corredores de Guatemala puedes encontrar a diferentes grupos de entreno para corredores. (Foto: Facebook Fraternidad de Corredores)

9. Haz un compromiso público

Otra táctica que puede colaborar con la ejecución de tus metas es hacerlas públicas en tu entorno más cercano. Si tu lista es secreta, resulta muy cómodo engavetarla, darte excusas a tí mismo y olvidarla en cuestión de días. Si la comunicas en redes sociales, habrá quienes la recuerden pero la mayoría no lo tomará demasiado en serio. En cambio, si le adviertes de viva voz a tu familia, amigos y compañeros de trabajo que estás empeñado en lograr un objetivo, y luego te desvías, no faltará quien te recuerde que te estás fallando a tí mismo. 

Cuéntale a tus compañeros o amigos cuál es tu meta importante: eso te comprometerá ante ellos. (Foto: trnd.com)
Cuéntale a tus compañeros o amigos cuál es tu meta importante: eso te comprometerá ante ellos. (Foto: trnd.com)

10. Prepárate para levantarte y volver a empezar

La mayoría de propósitos de Año Nuevo implica cambiar de hábitos y por eso son tan difíciles de lograr. Es posible que en el camino falles. Lo importante entonces es retomar el plan donde lo dejaste y seguir adelante, en lugar de renunciar. Hay que estar dispuesto a perdonarse, pero no para justificar el abandono, sino para regresar cuanto antes al camino que te trazaste desde el principio.  

 

 

31 de diciembre de 2013, 00:12

cerrar