Guillain-Barré, la otra enfermedad relacionada con el virus Zika

El virus del zika es transmitido por la picadura del zancudo Aedes aegypti, mismo que transmite el dengue y la chikungunya. (Foto: AFP)

El virus del zika es transmitido por la picadura del zancudo Aedes aegypti, mismo que transmite el dengue y la chikungunya. (Foto: AFP)

Mucho se ha hablado del incremento de casos de microcefalia en Brasil relacionados con el virus del zika, donde científicos del país sudamericano confirmaron el contagio del virus de madre a hijo a través de la placenta. Las alarmas se encienden ya que en las zonas donde se ha desarrollado el zika, también se han elevado casos de otra enfermedad.

Ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que también existen "hallazgos consistentes" del aumento de casos del síndrome de Guillain-Barré en zonas afectadas por el zika. La máxima autoridad sanitaria subraya que todavía "no están claramente establecidas las causas y mecanismos de cómo se produce la enfermedad, ni los factores de riesgo".

Qué es el síndrome de Guillain-Barré

El síndrome de Guillain-Barré es un trastorno autoinmune que afecta al sistema nervioso y desemboca en la parálisis progresiva de los músculos del cuerpo. Lo que se conoce hasta ahora es que cuando se contrae la enfermedad, el sistema inmunitario ataca la mielina, la capa aislante que cubre los nervios.

Como consecuencia, los nervios se vuelven incapaces de transmitir señales con eficiencia, por lo que comienzan a perder su capacidad de responder y los pacientes comienzan a sufrir debilidad. Asimismo, el cerebro recibe menos señales sensoriales del resto del cuerpo, por lo que el individuo afectado empieza a perder sensibilidad ante el calor, el dolor, las texturas y otras sensaciones.

El síndrome de Guillain-Barré afecta al sistema nervioso, provocando una parálisis progresiva de los músculos. (Foto: Captura de YouTube)
El síndrome de Guillain-Barré afecta al sistema nervioso, provocando una parálisis progresiva de los músculos. (Foto: Captura de YouTube)

La insensibilidad suele empezar en los pies, y avanza hacia el resto del cuerpo, hasta el rostro. Los síntomas pueden empeorar de manera muy rápida. 

No hay una cura específica para el síndrome y los tratamientos suelen centrarse en reducir la gravedad de los síntomas. La mayoría de las personas sobreviven y se recuperan por completo, pero la recuperación puede llevar varias semanas o meses, y con frecuencia puede provocar discapacidad prolongada que requiere rehabilitación.

29 de enero de 2016, 07:01

cerrar