Gustavo Alejos, el proveedor del Estado que fue todo poderoso

El empresario y financista de campañas políticas, Gustavo Alejos, acusado de ser uno de los cabecillas de la estructura criminal conocida como "Negociantes de Salud", se entregó a la justicia el lunes 28 de diciembre de 2015, después de pasar dos meses prófugo

La red mafiosa a la que supuestamente estaría vinculado Alejos, se encuentra sindicada de ejercer influencia en funcionarios y médicos para adjudicarse contratos millonarios de medicamentos en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS). 

No es la primera vez que el nombre de Gustavo Alejos se menciona como el de un hombre de gran influencia y poder. Un perfil publicado en 2011 por el medio de investigación Plaza Pública describe a Alejos como un personaje que acumulaba poder político por su capacidad para la repartición de negocios, con el presupuesto gubernamental. La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, en su informe sobre financiamiento político, caracteriza a Alejos como uno de los casos emblemáticos de las redes de corrupción utilizadas para patrocinar campañas electorales y luego manipular instituciones gubernamentales para beneficio propio. 

El poder tras el trono

Alejos irrumpió en el escenario político como uno de los mayores financistas de la campaña que llevó a la presidencia a Álvaro Colom en el 2008. Para entonces, este empresario retalteco era una figura muy conocida en la industria farmaceútica, pues trabajaba como uno de los altos directores de la empresa J.I Cohen, que ha sido históricamente el mayor proveedor de medicinas del gobierno de Guatemala. En 2014, Alejos aseguraba "ser parte" de J.I Cohen, que solo entre 2009 y 2015 recibió 1 mil 123 millones de quetzales en contratos del Estado, según reporta el portal Guatecompras.

En la administración de la Unidad Nacional de la Esperanza, UNE, Alejos fungió como secretario privado de la Presidencia y rápidamente fue conocido como el personaje con mayor ascendencia sobre el mandatario Álvaro Colom y su esposa, Sandra Torres. 

En una entrevista concedida en marzo de 2008 a el matutino elPeriódico, Alejos se describió a sí mismo como "el filtro" para acceder al presidente Colom. El empresario controlaba desde la casa donde vivían el mandatario y su familia, hasta la información que llegaba a la Presidencia.

Alejos ya ha estado en el centro de la controversia pública. En la administración de Colom, fue uno de los personajes que el abogado Rodrigo Rosenberg señaló como promotor de negocios oscuros en el gobierno. Aunque luego la CICIG lo exculpó, Rosenberg acusó a Alejos de planificar su asesinato, junto a la pareja presidencial.

"Poderoso caballero es Don Dinero"

Alejos no se limitó a financiar a la UNE. También se aseguró de subvencionar a la organización que sucedió en el poder a la UNE, el Partido Patriota de Otto Pérez Molina, a Todos, dirigido por su hermano Roberto Alejos y su sobrino Felipe Alejos, y a Sandra Torres, en la más reciente campaña, como candidata de la UNE. 

Una publicación de marzo de 2014 de la revista Contrapoder catalogó a Alejos como "el hombre que con una llamada hace girar al Congreso de la República".

Una investigación de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) relaciona a Alejos con las siguientes farmacéuticas, aparte de J.I Cohen:

  • Sabiapharma: Recibió 124 millones 306 mil quetzales en contratos entre 2012 y 2015, según Guatecompras. 
  • Droguería Colón: Alejos supuestamente compró la empresa pero los dueños originales reclamaron no haber recibido por completo el pago. Cuando Alejos huyó de la justicia hace dos meses, los anteriores propietarios retomaron el control de la empresa. 
  • Evopharma: Fue fundada en 2013 y entre ese año y la actulidad ha recibido 18 millones 785 mil quetzales en adjudicaciones, según Guatecompras. 

Alejos tienen intereses comerciales más allá de la industria farmaceútica. También es propietario de negocios agropecuarios, hidroeléctricas y restaurantes de comida rápida. 

En una entrevista a la revista Contrapoder en marzo de 2014, Alejos valoró su patrimonio en más de 180 millones de doláres y describió algunas de sus propiedades más conspicuas: 

  • Avión: 7 millones de dólares 
  • Yate: 500 mil dólares 
  • Apartamento en Miami: 2 millones de dólares
  • Casa en Marina del Sur: 1.5 millones de dólares
  • Helicóptero: 1.8 millones de dólares

Hasta ahora ninguno de los personajes políticos sobre los que tuvo influencia Gustavo Alejos se han pronunciado abiertamente sobre la situación legal que está enfrentando el empresario.  

 

28 de diciembre de 2015, 13:12

cerrar